Menú

Opciones que marcan la transformación energética

Una pluralidad de esfuerzos para lograr un sistema eléctrico modernizado y fortalecido se perfila como marcador de la ruta hacia la trasformación energética que le urge a la economía de Puerto Rico.

planta energia electrica

Esperamos que las nuevas gestiones gubernamentales, así como del sector privado, entidades sin fines de lucro y grupos ciudadanos ayuden, en ese objetivo común, a frenar la vulnerabilidad de un sistema de generación y trasmisión eléctrica que llegó a un punto insostenible de deterioro. Las causas incluyen el mantenimiento inadecuado y el aplazamiento injustificado de renovaciones, fallas magnificadas con los golpes ciclónicos de 2017.

Dos ejemplos de los esfuerzos para la necesaria transformación son el movimiento ciudadano que aspira a rescatar dos plantas hidroeléctricas de la región central para operarlas mediante un sistema cooperativo, y la iniciativa de mujeres que se entrenan para producir paneles fotovoltaicos y encaminar gestiones comunitarias resilientes.

La pluralidad de iniciativas incluye los trámites de la Autoridad de Energía Eléctrica para crear la infraestructura que permita la generación energética mediante gas natural en plantas existentes modificadas. En este aspecto, será determinante que empresas debidamente cualificadas, con experiencia y trayectoria probada, tengan la opción de proveer la infraestructura que permita una generación eléctrica más económica, menos contaminante y apoyada en tecnología avanzada. La proyección de la AEE es crear una central que generé inicialmente 300 megavatios de energía, con capacidad máxima de 600.

Contrario al petróleo, el gas natural se perfila libre de los vaivenes del mercado mundial del crudo, cuyos precios se disparan con regularidad debido a conflictos en regiones neurálgicas de Oriente Medio y otros sectores. Peritos destacan que Estados Unidos es un productor principal de gas natural y la alta demanda por el producto debe influir en la opción local de costos más bajos de importación.

Además, de lograrse una exención en las leyes de cabotaje para importación de gas, Puerto Rico tendría, como parte de su recuperación, una alternativa de combustible más beneficiosa para la renovación de su sistema energético e incentivar el clima de hacer negocios.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com