Menú

Para la Naturaleza y Oficina de Probatoria renuevan acuerdo para impulsar voluntariado

Julio saca un arbolito de un tiesto pequeño. Cuidadosamente limpia sus raíces y luego lo coloca en un tiesto más grande donde ya tiene preparada la composta que ayudará al crecimiento del árbol. Así es como Julio cumple con sus horas de probatoria que le fueron fijadas por una sentencia dictada por el Tribunal Federal. Su experiencia en el Vivero de Río Piedras le ayuda a completar su proceso de rehabilitación y en la adquisición de nuevas destrezas laborales.

Julio (nombre ficticio para cuidar su identidad) es uno de los 50 participantes supervisados por la Oficina de Probatoria del Tribunal Federal Distrito de Puerto Rico, que hace un año cumplen con algunas de sus horas de probatoria haciendo labores voluntarias en las áreas naturales que protege la unidad Para la Naturaleza.

Para el beneficio de Julio y futuros participantes de esta iniciativa, la unidad Para la Naturaleza y la Oficina de Probatoria del Tribunal Federal Distrito de Puerto Rico renovaron el acuerdo que ya habían firmado el año pasado y que permite la incorporación de más clientes de esta dependencia en labores de voluntariado.

El acuerdo fue firmado durante una visita de campo al Vivero de Río Piedras, ubicado en el Jardín Botánico Norte de la Universidad de Puerto Rico, y en el que participaron la Honorable Aida Delgado, Juez Presidenta del Tribunal Federal del Distrito de Puerto Rico; el señor Eustaquio Babilonia, Director de la Oficina de Probatoria; el señor Humberto Marchand Sub Director de la Oficina de Probatoria; el Licenciado Fernando Lloveras, presidente de la unidad Para la Naturaleza y Director Ejecutivo del Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico, así como personal del Tribunal y Para la Naturaleza.

Durante la visita, los funcionarios federales y el personal de la unidad Para la Naturaleza tuvieron la oportunidad de establecer diálogos directos con tres de los clientes de la Oficina de Probatoria que hacen labores de voluntariado en el Vivero de Río Piedras.

“Aquí estoy en contacto con la tierra, la naturaleza. Escucho los pájaros, veo los árboles. La mente se despeja y uno va aprendiendo cómo se hace la siembra y su mantenimiento”, respondió Julio cuando se le preguntó si cambiaría su experiencia como voluntario en el vivero por labores de oficina.

Por su parte, la Juez Presidenta Aida Delgado, quien también es muy entusiasta de la siembra y la conservación de la naturaleza, dijo que el acuerdo entre ambas entidades es muy beneficioso para los clientes de la Oficina de Probatoria así como para la unidad Para la Naturaleza.

“Algunas de estas personas (los clientes de la Oficina de Probatoria) tienen muchísimas destrezas. Tal vez no tengan una educación formal, pero sí mucho conocimiento que pueden poner en práctica, tanto para su beneficio como Para la Naturaleza. Así que este acuerdo es un ‘win-win-situation’”, explicó la Juez Presidenta.

Asimismo, el Licenciado Fernando Lloveras dijo que la integración de los clientes de la Oficina de Probatoria a las labores de voluntariado les brinda la oportunidad de aportar directamente e incorporarse al esfuerzo y la meta de la unidad Para la Naturaleza de conservar el 33% de los terrenos de las islas de Puerto Rico para el 2033.

“En la medida en que podamos facilitar voluntarios para cumplir con esos objetivos (de la unidad Para la Naturaleza), pueden contar con nosotros. Lo importante es la experiencia para los voluntarios porque muchos de ellos están ávidos de buscar un objetivo en sus vidas”, añadió la Juez Presidenta Aida Delgado.