Menú

PECES no detuvo su labor social en medio de la crisis por María

A pesar de sufrir serios daños en su sede, la entidad educativa no detuvo su labor social en el este

sede de PECES

“S.O.S. Necesitamos Agua/Comida”.

Así leía el mensaje que pintaron sobre el pavimento los vecinos de la comunidad Punta Santiago, en Humacao, a horas de que el huracán María devastara la zona costera a causa, principalmente, de la marejada ciclónica que provocaron sus vientos.

En minutos, la imagen aérea se hizo viral. Por primera vez, en y fuera de Puerto Rico, muchas personas conocían de una comunidad que –aunque carente de servicios básicos y comida– conservaba su dinamismo y espíritu de lucha.

José Oquendo, director del Programa de Educación Comunal de Entrega y Servicio (PECES), conoce Punta Santiago al dedillo. Es su casa, su oasis, la luz que necesita para emerger en medio de la oscuridad emocional que experimenta ocasionalmente en estos días.

PECES nació en Punta Santiago y allí mantiene sus operaciones principales. “Todos fuimos abatidos por el desastre. Era tratar de combatir ese dolor y sufrimiento y tratar de generar una nueva energía para apoyar a nuestra gente”, compartió Oquendo.

Desde la distancia podría parecer un ejercicio fácil, pero no lo era. La sede de PECES recibió un golpe fuerte, las residencias de la zona quedaron destruidas, los vecinos y empleados sufrían, la comida escaseaba y los recursos naturales –una de las mayores fuentes de ingresos de la comunidad– parecían haber recibido un golpe letal.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com