Podcast
Ecotono

Temporada 2 Episodio 6

La temporada de marea alta y el surfing​

Con la llegada del otoño inicia el fenómeno natural favorito de los surfers: la marejada de los muertos. Este fenómeno produce condiciones marítimas que propician un alto oleaje: escenario idóneo para el disfrute del surfing.

Desde el Valle de Playuela, en Punta Borinquén, Carlos Torres, Superintendente de la región oeste de Para la Naturaleza, explica que las olas se originan por el roce del viento sobre la superficie del agua. El viento empuja la superficie del mar y crea pequeñas ondas. Estas pequeñas ondas, a su vez, ponen resistencia al viento y se van formando ondulaciones cada vez más grandes. 

Es un proceso de retroalimentación. Los vientos responsables de formar olas -perfectas para surfear- en el norte se les conoce como vientos alisios. Pero practicar surfing en Playuela, depende, directamente, de la conservación y uso de este espacio de manera sustentable. 

Con la conquista estadounidense en Puerto Rico, algunas de las áreas naturales de la isla fueron utilizadas como bases militares. La playa Punta Borinquen, no fue la excepción, allí se encuentra la Antigua Base militar Ramey. 

Carlos comenta que la base militar cuenta con unos espacios de recreación cercanos a la playa, entre ellos un campo de golf, parques de pelota, canchas de baloncesto y pistas para vehículos a todo terreno. Pero esas actividades no necesariamente son afines con los estándares de conservación. 

“No todas esas prácticas recreativas son cónsonas con la conservación por la cantidad de agua que se utiliza, por la manera en que hay que modificar el terreno para poder practicar esa recreación. Ya cuando se habla más de conservación, pues ya se ve más lo que es la fauna, la flora y el humano”, dijo el también practicante de surf.

En el Valle de Playuela hay más de 300 especies de flora y fauna endémicas del archipiélago que están en peligro. En busca de conservar el hábitat natural, han surgido grupos como “Las Cocolobas”, integrado por jóvenes de escuela superior y universitarias, que buscan concientizar a las comunidades y proteger la biodiversidad de Playuela ante los intereses económicos hoteleros. 

Según Carlos, del proyecto de “Las Cocolobas” de Playuela se originó con “Salvemos Playuela”.  El objetivo de este movimiento consiste en adiestrar a un grupo de jóvenes a identificar especies de flora, fauna y cómo ser líderes ambientales, para así convertirse en intérpretes ambientales y guardianes de este espacio que se encuentra bajo amenaza.

Desde los finales de los años 90, se ha querido construir un complejo hotelero sin considerar las implicaciones medioambientales en el valle costero y, consecuentemente, privatizando el área despojando así a las comunidades aledañas del disfrute de playas públicas.

Durante años, la protección de Playuela ha sido iniciativa de las comunidades aledañas. Carlos alienta a que sigan defendiendo el territorio. “Que peleen por el cantito de terreno que queda en Puerto Rico y que nunca es tarde para envolverse. Que hay que meter mano. Lo más importante es la educación. No todo el mundo sabe el por qué hay que conservar ciertas áreas. La educación es bien importante”. 

Entrevistados:
Hilda Benítez
Eduardo Álvarez
Deborah Rodríguez Díaz
Publicado: 2020
Botón_SpotifyBotón_Anchor
Botón_Google PodcastsBotón_Apple Podcasts
Botón_Mixcloud

“Que peleen por el cantito de terreno que queda en Puerto Rico y que nunca es tarde para envolverse. Que hay que meter mano. Lo más importante es la educación. No todo el mundo sabe el por qué hay que conservar ciertas áreas. La educación es bien importante”

La relación de los humanos con la naturaleza se transformó significativamente con la llegada de la Revolución Industrial y la Ilustración en el siglo XVIII. La idea del ser humano como parte de la naturaleza se disipó. Desde entonces, muchas personas han visto el mundo natural como un medio para conseguir recursos indispensables para la supervivencia de las personas.

Pero, según Anayra Santory, profesora de filosofía en la Universidad de Puerto Rico y directora de la División Editorial y de Comunicaciones Para la Naturaleza, debido a la crisis climática que enfrentamos, “la naturaleza empieza a jugar un rol protagónico en nuestras vidas ya no solamente

Compartir:

Estimados amigos

Ante el paso
del huracán Fiona
por el archipiélago
de Puerto Rico,

Para la Naturaleza está activa respondiendo a la emergencia del país. Hemos enfocado nuestros esfuerzos principales en el apoyo a las comunidades afectadas y al respaldo de las prácticas agroecológicas.  

¡Tú también puedes aportar a la recuperación de las comunidades y agricultores agroecológicos de Puerto Rico! Para más información, visita: pln.org/fiona. 

En estos tiempos de dificultad, deseamos que todos se encuentren bien, seguros y a salvo. 

En solidaridad,   

Dona Donate Para La Naturaleza Puerto Rico