Menú

Polémico reglamento permite comercios en reservas naturales

El arquitecto y planificador Pedro Cardona Roig, denunció que el nuevo reglamento conjunto constituye una severo golpe contra el desarrollo económico del país

San Juan (7 de diciembre de 2020) – En lo que representa el mayor atentado contra la planificación organizada en Puerto Rico, la administración de la gobernadora Wanda Vázquez Garced aprobó el nuevo reglamento conjunto para la aprobación de permisos y el uso de terrenos que permite los usos comerciales e industriales en zonas residenciales, en las reservas naturales y además, elimina los planes de ordenamiento territorial de los municipios y le quita a las agencias del gobierno el control de sus propios reglamentos.

 El arquitecto y planificador Pedro Cardona Roig, denunció que el nuevo reglamento conjunto constituye una severo golpe contra el desarrollo económico del país y contra la tranquilidad social de las comunidades y de los los sectores dedicados a la actividades económicas, pues de un plumazo se han eliminado las certezas que había asumido la comunidad para adquirir residencias, desarrollar negocios y establecer industrias.

“Con el nuevo reglamento conjunto en un parque de una urbanización se puede desarrollar un “Walk Up”, o se pueden establecer comercios y en las reservas naturales y en las playas se podrán hacer complejos hoteleros. Se podrían alterar el entorno de zonas comerciales y de zonas residenciales con nuevos desarrollos, que antes no estaban permitidos, como negocios al detal, barras y operaciones industriales. Todo eso tendrá el efecto devaluar el valor de las propiedades. Lo que antes disponían los planes de ordenamiento territorial de los municipios queda eliminado con este nuevo reglamento. Se cambian los distritos residenciales o comerciales de manera automática, sin que la comunidad haya sido consultada. Todo esto se ha hecho sin que se haya examinado un solo mapa para ver el efecto del reglamento en la realidad”, sostuvo Cardona Roig.

El arquitecto y urbanista sostuvo que los cambios obedecen a que el nuevo reglamento consolidó distintos distritos, que son áreas debidamente planificadas para permitir determinados usos comerciales, residenciales e industriales. 

“Ahora se han unificado en un solo distrito los parques, los cuarteles de policía, los hospitales y en otro distrito están los parques de las urbanizaciones y las playas. En esos distritos se van a permitir desarrollos como complejos hoteleros, urbanizaciones y edificios residenciales. Todo esto creará un gran conflicto y compromete la inversión que la gente hizo, por ejemplo, en urbanizaciones residenciales, porque en un parque de una urbanización se puede aprobar un “Walk Up”, o se pueden establecer usos comerciales y en las reservas naturales se podrán aprobar complejos hoteleros”, explicó Cardona Roig.

 El pasado 2 de diciembre la Junta de Planificación aprobó el nuevo reglamento conjunto a pesar de que durante las vistas públicas, que se realizaron en los pasados meses, la comunidad mantuvo una férrea oposición contra el extenso documento, que incorpora 22 reglamentos de diversas agencias.

“El nuevo reglamento conjunto entrará en vigor el próximo 2 de enero, que es la fecha cuando el gobernador electo Pedro Pierluisi tomará posesión de su cargo. El nuevo gobernador deberá poner en vigor el reglamento sin haber reflexionado sobre sus efectos en la economía y en la comunidad. Ahora cualquier persona podría comprar el parque Barbosa de la urbanización Ocean Park y construir allí un complejo hotelero. O establecer un complejo hotelero en los terrenos cercanos al balneario de Isla Verde. Este nuevo reglamento ha alterado las 1.2 millones de parcelas que existen en Puerto Rico y nadie fue consultado”, dijo el arquitecto.

Explicó que el nuevo reglamento conjunto del 2020 es la última versión desde que se estableció la ley 161 del 2009, o ley para la Reforma del Proceso de Permisos en Puerto Rico, que ordenó consolidar los reglamentos relacionados con la aprobación de permisos de 22 agencias en un solo documento. Indicó que desde su inicio el reglamento conjunto tenía el fin de agilizar la aprobación de permisos de todo tipo, incluyendo el uso de terrenos, un objetivo, según sostuvo Cardona Roig, que no se ha cumplido.

“En 10 años, tras la aprobación de la ley de Reforma de Permisos por el exgobernador Luis Fortuño, la efectividad en la aprobación de permisos no ha mejorado. Y es que agrupar reglamentos en un solo documento ha probado ser a nivel mundial una mala estrategia porque hace difícil la revisión de los reglamentos. Su manejo se convierte en un proceso burocrático y promueve que el reglamento se convierta en obsoleto”, dijo el urbanista.

Agregó que Puerto Rico es hoy un peor lugar para montar un negocio o hacer una inversión que hace 10 años atrás como resultado de la crisis fiscal, la corrupción y el reglamento conjunto. 

“Desde el 2010 el reglamento conjunto ha sido revisado en siete ocasiones y cada vez que se revisa un reglamento porque falla, también hace que fallen los otros reglamentos. Estas revisiones jamaquean el sistema de aprobar permisos y produce una gran inestabilidad”, dijo Cardona Roig.

 Otro efecto adverso del nuevo reglamento conjunto es que los municipios han perdido su autonomía en la aprobación de permisos y se elimina todo lo relativo a lo que habían aprobado en los planes de ordenamiento territorial. “Este nuevo reglamento afectará todo el desarrollo de Puerto Rico. El plan de ordenamiento de Ponce, que tenía unas condiciones especiales de desarrollo para los distintos distritos, queda eliminado con el nuevo reglamento. Todos los planes de ordenamiento municipal y lo que se había acordado en ellos volaron en cantos”, dijo Cardona Roig.

Señaló que las 22 agencias del gobierno, cuyos reglamentos tenían injerencia en la aprobación de permisos, ya no tendrán control alguno en esos reglamentos. 

“Ya el Instituto de Cultura no tendrá control de la zonas históricas , Recursos Naturales ya no tendrá  control de las zonas naturales, la Junta de Control Ambiental no tendrá nada que ver con los asuntos de limpieza del aire y del agua, el Departamento de Transportación y Obras Públicas ya no tendrá control de los permisos para transportación. Ahora la agencia en control es la Oficina de Gerencia de Permisos”, dijo Cardona Roig.

Indicó que tal disposición del reglamento conjunto es ilegal “porque un reglamento no puede ir por encima de las leyes orgánicas de las agencias”

Incluso, el arquitecto sostuvo que aunque la Junta de Planificación es la entidad que promulga el nuevo reglamento conjunto, su autoridad como agencia que controla la planificación en Puerto Rico también ha sido severamente lesionada, debido a que la agencia perdió el dominio sobre la aprobación o rechazo de las consultas de ubicación, que es el documento principal para lograr la aprobación de grandes proyectos industriales, comerciales  o residenciales en determinadas zonas de la isla.

“Ahora las consultas de ubicación son de la injerencia de la Oficina de Gerencia de Permisos. La Junta de Planificación es una oficina más dentro del Departamento de Desarrollo Económico. Ya no hay planificación  en el gobierno, la planificación en el gobierno es un mito”, dijo Cardona Roig.

Finalmente, el arquitecto dijo que los promoventes del nuevo reglamento conjunto son sectores económicos poderosos del país que ahora podrán desarrollar sin obstáculos terrenos que han adquirido dentro de urbanizaciones y en determinados distritos y reservas naturales. 

Cardona Roig anticipó que el nuevo reglamento requerirá acción rápida de la Legislatura y del nuevo gobierno para detener sus efectos adversos en la planificación del país, por lo cual un grupo de ingenieros, arquitectos y planificadores comenzarán a realizar gestiones informativas para educar a legisladores y al país, sobre el nuevo reglamento conjunto y lo que, a su juicio, “es un duro golpe al desarrollo del país”.

LEE LA NOTICIA COMPLETA EN EYBORICUA.COM