Menú

¿Por qué es tan beneficioso el acceso a la naturaleza?

Dr. Rubén J Hernández García Universidad Interamericana de Puerto Rico Recinto de Aguadilla

Reusar

En el 2012 desarrollé un proyecto de investigación con el Programa San Juan Ultra donde evaluaba los beneficios de los espacios verdes para la salud de las personas. En este momento histórico del distanciamiento físico que vivimos creo que es más necesario que nunca utilizar esos beneficios de manera inteligente e intencionada, es por esto que deseo hacer referencia breve a la revisión de literatura que realicé en el 2012 y que resalta los beneficios de las áreas verdes que hoy tanto necesitamos.

Los espacios verdes presentes en los asentamientos humanos son las reservas naturales, los corredores ecológicos, los bosques, los parques, las áreas agrícolas o simplemente las áreas forestadas privadas son parte integral de la composición de las comunidades. Cuando se quiere resaltar la belleza de una nación se hace referencia a los atributos naturales de las regiones que la componen y sus habitantes sienten un gran orgullo y sentido de pertenencia. Los espacios verdes tienen una gran importancia en el turismo, la economía, la educación, la investigación, el esparcimiento, la conservación y la cultura de un país. La Asociación de Turismo Verde de Canadá (2002) dice que el 85% de las personas que visitan una ciudad, asisten a algún parque o espacio verde. Esto trae un beneficio en cadena en la economía de la ciudad tales como la creación de empleos.

Muchas personas perciben la naturaleza como un ambiente donde pueden descansar y recuperarse del estrés de la rutina diaria (Mass et al. 2006). Durante la cuarentena del coronavirus un espacio verde en la casa podría ser la diferencia entre finalizar un día estresante o una tarde de relajamiento. Los jardines proveen contacto primario entre las personas y el ambiente natural (Jorgense et al. 2002). También, los huertos caseros o un patio con espacio verde, como grama natural, podrían tener esta función.  Estos espacios verdes proveen bienestar físico y mental a los individuos (Ulrich et al. 1991).

Investigadores como Richardson Mitchell y Frank Popham (2007)  han encontrado una asociación que implica que a mayor cantidad de espacios verdes las personas perciben tener una mejor salud. Mass et al. (2009) realizó una investigación donde observó que existía una relación de menor morbilidad (para algunas condiciones o enfermedades) a mayor cantidad de espacios verdes existían alrededor de las viviendas de las personas. La relación fue aún más fuerte para desórdenes de ansiedad y depresión. Esto es algo importante y las agencias de gobierno deben de estar pendiente, ya que el encerramiento por la cuarentena podría desencadenar algunos problemas emocionales y psicológicos entre algunos ciudadanos. Para los que poseen áreas verdes en los hogares, esos espacios podrían beneficiar a toda la familia desde los adultos, los niños y las mascotas.

Ulrich (1983) estudió la recuperación de pacientes sometidos a un procedimiento de colecistectomía. En el estudio había pacientes con ventanas mirando a los espacios verdes, mientras otros no tenían ese privilegio. Como resultado, obtuvieron que el grupo de pacientes con acceso a una vista de áreas verdes pasaba menos tiempo en recuperación hospitalaria, usaba menos medicamentos para el dolor y reportaba menores complicaciones postquirúrgicas.

Pretty et al. (2005) condujo una investigación donde varios individuos realizaron ejercicios expuestos a imágenes de espacios verdes agradables y espacios deteriorados, así como espacios urbanos agradables y no agradables. Se midieron la presión arterial y las variables psicológicas como la autoestima y el humor, entre otras. Se encontró que durante la realización de ejercicios expuestos a imágenes agradables de espacios verdes la presión arterial de todos los participantes era más baja. En el aspecto psicológico, el realizar ejercicios sin ninguna exposición causó aumento en la autoestima, pero al realizar ejercicios con imágenes agradables tanto de espacios verdes como de áreas urbanas causó un aumento mayor en la autoestima. Sus hallazgos sugieren que el ejercicio en ambientes agradables, como lo puede ser un patio o jardín, puede tener un efecto mayor que el ejercicio solo.  Mejora la presión arterial, una medida importante de la salud cardiovascular y también puede mejorar las condiciones y enfermedades asociadas a la salud mental. 

Esta evidencia todavía hoy está vigente y se ha seguido reforzando con nuevas investigaciones.  Cabe mencionar que estos beneficios también constituyen servicios ambientales. Los servicios ambientales son beneficios que obtenemos de la naturaleza y casi siempre son de forma gratuita. Al mismo tiempo, estos servicios seguramente son tomados en consideración en la fórmula con la que se determina cuáles son los espacios de alto valor ecológico. Los seres humanos somos parte integral del ecosistema y estos beneficios a la salud podrían determinar prioridades a la hora de conservar espacios naturales cerca de las residencias y de las áreas urbanas.

Dentro de los beneficios que podemos obtener de nuestros patios y jardines en la casa están los siguientes: relajación y recreación, educación, exploración, creatividad, y poner en práctica la imaginación de los niños más allá de las computadoras y la televisión. A estos podemos añadir las posibilidades que ofrecen para el ejercicio físico y la práctica de deportes, los beneficios económicos que producen las cosechas (aguacate que cosechas es aguacate que no compras) y el valor que las áreas verdes añaden a la propiedad al ofrecer mayor belleza y comfort. Dentro de los beneficios ecológicos está el aumento de la biodiversidad y de mejores espacios de hábitat para aves, insectos, anfibios y reptiles.

Mi esposa, mis hijos y yo llevamos mucho tiempo trabajando en nuestro patio, y desde entonces hemos observado un aumento en abejas, mariposas e insectos. Esto demuestra un aumento en la biodiversidad de mi patio.  Algunas de las actividades que podemos realizar durante esta cuarentena son sacar fotos, identificar especies, cosechar especias y frutos, pasear o colocar una hamaca o una mesa de café. El patio de noche es otra cosa. Puedes ver una fauna completamente diferente a la que observas en la mañana y en la tarde, por lo que he desarrollado expediciones científicas con mi hijo en la noche para observar arañas y sapitos. Una idea que trabajo en casa es utilizar plantas y árboles del que puedo obtener frutos, beneficios medicinales o culinarios, y los ubico de forma estratégica para que parezcan parte integral del paisaje.

Tratemos de llevar conceptos conservacionistas al cuidado de nuestro patio y sembremos las plantas y árboles recomendados, en los lugares correctos para nuestra seguridad y la de los demás. Por último, si no tienes patio, pero tiene un balcón o terraza puedes utilizar otras estrategias como tiestos para reverdecer este espacio. Hay muchas opciones para crear un jardín de forma económica, divertida y desarrollar un pequeño espacio de relajación verde.

Estimados Amigos:

Para limitar la propagación del COVID-19 queremos informar a todas las personas que nos siguen en las redes, voluntarios y comunidades vecinas que hemos decidido cancelar todas las actividades con el público incluyendo recorridos y talleres.

Les exhortamos a implementar protocolos de desinfección frecuente, a no comparecer a lugares con mucho público y, en caso de exposición al virus o sufrir cualquier síntoma, mantener aislamiento riguroso.

Si implementamos todos los protocolos de salud pública, nos cuidamos y volveremos antes a la normalidad.

Nuestro equipo de Servicio al Cliente estará disponible de lunes a viernes de 9:00am a 5:30pm por teléfono 787-722-5882 o email reservaciones@pln.org.

Esperamos recibirles pronto.