Menú

Puerto Rico enfrenta la mayor inundación de sargazo en lo que va de año

El evento que afecta mayormente a la costa este ocurre antes del inicio del pico de la temporada de estas algas flotantes, por lo que se esperan más cantidades.

Aunque el pico de la temporada de la llegada de sargazo a Puerto Rico todavía no ha comenzado, la isla enfrenta la mayor inundación de estas algas flotantes en lo que va de año, aseguró este martes el catedrático del Departamento de Ciencias Marinas del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico, Julio Morell.

El evento comenzó cerca del fin de semana del 11 de junio y todavía no ha terminado, pues, según el experto, las imágenes de satélite muestran una cantidad significativa de esta macroalga que permanece en aguas del océano Atlántico. El pico de la temporada en el mar Caribe, generalmente, discurre entre julio y agosto.

“Hay una línea o filamento de sargazo de este a oeste por todo el sur de la isla. Si llega o no a tierra, depende de la dirección del viento, de las olas y un poco de las corrientes. Eso es un poco difícil de predecir, pero en caso de que se torne más del sur el viento, podría llegar de nuevo a la costa y el evento extenderse”, aseguró el director ejecutivo del Sistema Integrado de Observación Costera Oceánica para el Caribe (CariCOOS, por sus siglas en inglés).

Un boletín emitido por el Laboratorio de Oceanografía Óptica de la Universidad del Sur de Florida (USF, por sus siglas en inglés) anticipó que de mayo a julio de 2021 el Caribe experimentaría un aumento de estas algas flotantes. Incluso, adelantó que la cantidad de sargazo en la zona podría ser mayor que la que se registró en 2019.

De acuerdo con Morell, la cantidad de sargazo que llegó recientemente al área de La Parguera, en Lajas, se asemeja a la de la inundación más significativa de 2020 que ocurrió cerca del 15 de julio.

“Básicamente, se adelantó un mes en comparación con el año pasado, pero eso no necesariamente significa que sea el evento máximo”, advirtió. “El pico depende, no solamente de que crezca en abundancia, sino de que se transporte hasta acá (Puerto Rico). Probablemente, la aglomeración mayor que hay ahora mismo está como a 1,000 kilómetros de nosotros”.

El científico sostuvo que la costa este de Puerto Rico ha sido la más afectada durante las pasadas semanas debido a la dirección del viento predominante, al tiempo que recordó que las condiciones para la propagación de esta macroalga están presentes con fuerza en la zona del Atlántico: las semillas, los nutrientes y las altas temperaturas.

La llegada de sargazo a Puerto Rico es común, pero las acumulaciones recientes no. Aunque algunos científicos han vinculado este fenómeno al cambio climático, la ciencia no ha establecido una relación directa.

“El área más afectada ha sido el este porque las corrientes, el viento y las olas en general están del este. En otras ocasiones, la mancha mayor o la isla mayor está en el oeste y coincide con el vector que lo entra a la costa y puede ocurrir en cualquier momento en la costa sur”, detalló.

Entre los municipios más afectados en el este figuran Humacao y Fajardo. Unas imágenes de la playa Las Croabas, en Fajardo, se hicieron viral en las redes sociales y movilizaron a decenas de personas para remover el sargazo de la costa el sábado pasado ante la amenaza de que se repita el escenario de 2015, cuando estas algas flotantes causaron la muerte de peces y afectaron la bahía bioluminiscente del municipio.

Ante este panorama, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) informó que alquilaría una embarcación especializada para remover el sargazo.

Morell reconoció que la limpieza de Las Croabas es indispensable para prevenir efectos negativos sobre la vida marina, pero resaltó que las medidas del gobierno deben considerar que el sargazo también es un habitáculo esencial para peces protegido por normas federales. A su juicio, el uso de este tipo de maquinaria debe limitarse a cuando el sargazo llegue a la orilla.

“Yo entiendo que si no se limita (la reglamentación), se debería limitar a aguas mar afuera, pues ya cuando entras a la costa y llega a la orilla deja de ser un habitáculo esencial porque ya los organismos que están asociados a ese material se van a ir”, opinó.

En Puerto Rico no existen mecanismos para atender el sargazo, pese a que en 2015 el DRNA anunció un protocolo para atender la acumulación las macroalgas en las costas de la isla. Dicho documento sostiene que la remoción del sargazo debe ser atendida por la agencia y que se debía explorar su uso comercial a nivel industrial o artesanal.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM