Menú

Puerto Rico: meca caribeña de la bioluminiscencia

Si bien este fenómeno no se manifiesta únicamente en Puerto Rico, sí es singular su magnitud, belleza, estabilidad y permanencia en diferentes lugares del país, durante todo el año.

Bioluminiscencia Puerto Rico

Dice la leyenda que cuando el corsario Roberto Cofresí navegaba por el Caribe y era perseguido, se escondía en La Parguera, ya que sus perseguidores evitaban entrar al área.

¿La razón? Para ellos, los destellos de luz que en las noches liberaba su bahía demostraban que esas aguas estaban encantadas y que el corsario tenía un pacto con el mismísimo demonio.

Sin embargo, La Parguera es mucho más que fantasías y relatos: es una hermosa comunidad que se estableció como villa pesquera a mediados del siglo 20 en el municipio de Lajas.

Al presente se le considera uno de los lugares más productivos para la pesca y, de hecho, su nombre surgió del pez pargo, que en otros tiempos abundaba por este litoral.

En el 1979, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) la designó como Reserva Natural junto a 13 mil cuerdas circundantes, por lo que en esa zona puedes encontrar cayos, islotes, manglares, arrecifes de coral y bahías bioluminiscentes.

Joya natural

La bioluminiscencia es la capacidad que tienen algunos organismos para emitir luz mediante una reacción química, donde interviene una proteína llamada lucíferina, una enzima conocida como luciferas, el oxígeno y el triosfato de adeosina.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PeriodicoLaPerla.com