Menú

Reforestemos los bosques cercanos a las riberas de los ríos

La organización sin fines de lucro The Nature Conservancy informa que “el 40% de todas las cuencas hidrográficas que abastecen a las ciudades del mundo están degradadas debido a la deforestación” (Resolver con la naturaleza, 2018). Para que estas comunidades puedan garantizar su acceso al agua, una de las medidas reparadoras es reforestar las riberas de los ríos.

Los bosques protegen el agua de múltiples maneras; por ejemplo, disminuyendo la erosión de los suelos. El sistema de raíces de los árboles filtra el sedimento que de otro modo se depositaria en los embalses reduciendo su capacidad y aumentando los riesgos de racionamiento en caso de sequía. Las raíces facilitan también que el agua de lluvia percole y recargue los acuíferos. La cobertura forestal reduce la evaporación del suelo y mantiene su fertilidad. Disminuye la temperatura. Propicia la condensación que provoca la lluvia y mantiene la humedad que regula los microclimas aledaños. Los bosques riparios, como todos los demás, fijan el dióxido de carbono de la atmósfera mitigando los efectos de este gas invernadero.

Los bosques riparios mejoran la calidad del agua del río y contribuyen a la salud de los ecosistemas a su paso, incluyendo los costeros. Plantar bosques en la cuenca alta de un río ayuda a evitar que la sedimentación llegue a la costa y afecte los corales y las especies marinas que dependen de estos. Los bosques riparios contribuyen tanto al bienestar de los peces como al de los pescadores que necesitan la abundancia de los primeros para ganarse la vida.Así previenen algunos de las peores consecuencias de la crisis climática en el Caribe, entre las que se encuentran sequías más prolongadas y eventos de lluvia más extremos. Cuando ocurren estos, los bosques en las cuencas mitigan las crecidas de los ríos y disminuyen el riesgo y los daños que provocan las inundaciones.

En Puerto Rico hay varios proyectos de reforestación en cuencas en los que se están plantando árboles nativos o endémicos, adaptados a nuestro clima y con mejores posibilidades de sobrevivir las nuevas condiciones climáticas.

Casa Abierta Antiguo Acueducto del Río Piedras

Si quieres aprender más sobre la importancia de reforestar en ríos visitando la Casa Abierta del Antiguo Acueducto del río Piedras. La actividad es gratis el próximo sábado 14 de septiembre de 2019, de 9:00Am a 3:00PM.

Durante todo el día, intérpretes ambientales de la organización Para la Naturaleza y miembros de organizaciones aliadas compartirán módulos educativos e interactivos sobre la importancia de la reforestación y especies aliadas de reforestadores como los murciélagos.

En la Casa Abierta en Antiguo Acueducto del Río Piedras los visitantes pueden sumarse al recorrido por los predios del recinto histórico que incluye una pequeña represa, visita a la casa de llaves o válvulas, seis estanques de sedimentación y filtración y una casa de máquinas de vapor con su depósito de carbón. Durante este recorrido se identificarán plantas y árboles que viven en el bosque cercano al río y que nos ayudan a mantener la salud este ecosistema y evitar inundaciones.

También, se podrá disfrutar actividades como trepa de árboles, lectura de cuentos para niños y niñas y talleres de bomba junto al río.

Los asistentes pueden unirse a los esfuerzos de reforestación de Para la Naturaleza y conocer qué árbol es adecuado para su espacio y necesidad de siembra en el módulo del programa de reforestación masiva Hábitat, que tiene como meta la siembra de 750mil árboles en 7 años. También podrán llevarse su árbol nativo y comprometerse a sembrarlo y cuidarlo.

Detalles de la actividad:

GRATIS/ Se validarán 2 horas de Contacto Verde

Fecha: sábado 14 septiembre, 2019

Hora: 9:00AM – 3:00PM

Lugar: Antiguo Acueducto del río piedras/ https://goo.gl/maps/797Q1PCJsA9yvxoQ9

Pre-registro:

Información: Facebook, Twitter, Instagram, YouTube www.pln.org, o llamando al 787.722.5882