Menú

Reviven proyecto para crear corredores ecológicos y salvar Bosque Urbano El Samán

El proyecto legislativo cobró urgencia cuando a medianoche del 30 de mayo de 2014, obreros con maquinaria pesada talaron y mutilaron árboles del Bosque Urbano El Samán.

Luego de ocho años suspendido en el limbo de la Legislatura Municipal de Ponce, el plan para la designación y protección de corredores ecológicos de la ciudad, así como del Bosque Urbano El Samán, podría volverse realidad.

El proyecto de ordenanza de la autoría del exlegislador municipal del Partido Independentista Puertorriqueño, Justiniano Díaz Maldonado, fue sometido nuevamente el pasado 4 de marzo mediante el mecanismo de “Petición Ciudadana” y se contempla que la Comisión de Ambiente, Urbanismo y Ornato lo atienda el próximo mes de julio.

Es la tercera vez que la medida se radica ante el cuerpo legislativo municipal, tras ser ignorada por la pasada mayoría novoprogresista en los años 2013 y 2017.

Sin embargo, La Perla del Sur supo que en esta ocasión la propuesta cuenta con el aval de la Legislatura Municipal y de la administración del alcalde Luis Irizarry Pabón, quien endosó la pieza cuando era asambleísta de minoría.

“La actual administración ha recibido el proyecto con buenos ojos y ya fue referido a comisión”, dijo Díaz Maldonado en entrevista con este semanario.

“Se iba a atender el pasado mes de mayo, pero surgió el repunte de casos de Covid y se dejó en suspenso. Ahora, cuando terminen con las vistas del presupuesto, se va a retomar”, continuó.

“El propio alcalde me ha dicho que está interesado en que se apruebe este proyecto y la presidenta de la Legislatura Municipal también está muy identificada con él”, añadió.

Según detalla la medida, se declararía como parte del Corredor Ecológico de Ponce la Avenida La Ceiba, desde la PR-2 hasta la intersección con el Bulevar Miguel Pou, así como el segmento de la Avenida Ednita Nazario, desde el Bulevar Miguel Pou hasta la Avenida Las Américas.

De igual forma, el espacio del Ponce By Pass (PR-2) entre la Avenida Eduardo Ruberté y la intersección de la Avenida La Ceiba, y del Bulevar Miguel Pou hasta el Parque del Tricentenario.

Así también la Avenida Tito Castro, desde la intersección con la calle Betances hasta la PR-506; la Avenida Hostos, desde la Avenida Las Américas hasta el restaurante El Ancla en La Playa; y la Avenida Las Américas, desde la Avenida Baramaya hasta el Colegio Caribbean School.

En ese extenso perímetro se prohibiría destruir, mutilar, descortezar o talar árboles. Violar la ordenanza resultaría en un delito menos grave con una pena de hasta tres años de cárcel, una multa de $5 mil y costos de restitución.

La recomendación oficial para la protección de estos espacios verdes se remonta a septiembre de 2011, cuando la bióloga Celsa Rodríguez Fernández elaboró un plan para definir como “corredor ecológico” la Avenida La Ceiba, la Avenida Las Américas y el Bulevar Miguel Pou.

Sin embargo, tanto la recomendación de la bióloga, como el proyecto legislativo para concretarlo fueron engavetados por la administración de la exalcaldesa María Meléndez Altieri.

“Nunca se nos dio una explicación del por qué no se le brindó la importancia que entiendo ameritaba este proyecto”, dijo Díaz Maldonado, legislador municipal entre los años 2013 al 2020.

“El huracán María deforestó poco menos de la mitad del área urbana de la ciudad. Esto es un primer paso para remediar esa situación. La reforestación tiene que ser una prioridad y tenemos que empezar con proteger lo poco que nos queda”, destacó.

Una década de lucha

El proyecto legislativo cobró urgencia en el 2013 a petición del Comité Amigos de los Árboles (COAMAR), que desde el 2012 lideró una lucha contra la cadena de farmacias Walgreens, entidad que contemplaba construir otro local en el solar conocido como el Bosque Urbano El Samán.

La pugna se volvió confrontación cuando a medianoche del 30 de mayo de 2014, obreros con maquinaria pesada talaron y mutilaron árboles del predio. Ciudadanos y universitarios frenaron su avance y ocho meses después, el Tribunal de Apelaciones revocó el permiso de corte y poda.

Luego de años de controversia, el solar privado fue puesto en venta en el 2019.

“Entiendo que esto va a ser un gran logro”, puntualizó por su parte el veterano abogado y portavoz de COAMAR, Martín González Vázquez. “Llevamos mucho tiempo pidiendo esto”.

“Mucho antes de ser alcalde de Ponce, (Luis Irizarry Pabón) estuvo en el bosque El Samán respaldando la iniciativa ciudadana de defender los árboles en Ponce. No tengo la menor duda que el doctor está comprometido con el ambiente, y la vicealcaldesa también”, declaró.

González Vázquez adelantó que COAMAR participará de la vista para considerar el proyecto y aseguró estar confiado en que la medida finalmente será adoptada.

“Aunque no he hablado recientemente con el alcalde, estoy plenamente convencido de que esto se va a aprobar”, insistió.

“Por muchos años, hubo quienes nos criticaron, nos insultaron y se burlaron. Cuando finalmente se apruebe esto y tengamos esta política pública de protección a nuestros árboles, va a ser una victoria de muchas personas, algunos anónimos y otros que ya no están con nosotros”, continuó.

“Lo que decíamos hace 10 u 11 años atrás sobre las consecuencias del calentamiento global, de las sequías y las tormentas de mayor intensidad, lo estamos viendo ahora, a plena vista. Ahora nadie lo puede negar y la protección de los árboles se hace más urgente que nunca”, sentenció.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PERIODICOLAPERLA.COM