Menú

Un boricua en la NASA prepara el camino para regresar a la Luna

Trabaja en un prototipo que debe estar listo en un año y medio.

Jose R Paga boricua en la NASA

Houston, Texas. En la urbanización El Cortijo de Bayamón creció hace algunas décadas un niño que, a diferencia de otros de su edad, prefería jugar con aviones en vez de carritos. En la escuela superior, muchos de sus compañeros detestaban las clases de física y química, pero Luis Antonio Ortiz Rodríguez las amaba. Años después, se convirtió en ingeniero y, actualmente, forma parte de la división de robótica de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), agencia que, precisamente, hoy celebra los 50 años de haber llevado por primera vez hombres a la Luna.

La sede oficial de la NASA es en Washington D.C., pero en esta ciudad tejana ubica el Centro Espacial Lyndon B. Johnson, instalación donde se centran las actividades tripuladas espaciales. Y en el edificio nueve, donde se almacenan las maquetas de las cabinas y compartimientos de carga útil que son usados en las misiones espaciales, labora Ortiz, quien suma 22 años de experiencia en asuntos espaciales.

La NASA, agencia del gobierno estadounidense responsable del programa espacial civil, así como de la investigación aeronáutica y aeroespacial, llena muchas de sus vacantes a través de contratistas y este es el caso de Ortiz, quien fue contratado como ingeniero de sistemas. Hace seis meses que gran parte de su atención está puesta en el diseño y desarrollo de un dispositivo de aislamiento de vibraciones que formará parte de los futuros equipos de ejercicios de los astronautas.

“Cada vez que los astronautas van al espacio, en menos de 24 horas comienzan a perder masa muscular y densidad en los huesos. Para lidiar con esto, mientras estén en el espacio tienen que hacer ejercicios por casi dos horas diarias. Subir un set de pesas al espacio no significa mucho, por lo que hay que diseñar equipos que provean resistencia. Es la primera vez que se hace esto. Trabajamos en un prototipo que debe quedar listo en un año y medio”, explicó el ingeniero durante una plática exclusiva con este medio en las instalaciones del centro espacial.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PrimeraHora.com