Menú

Un enfoque científico para la apertura comercial

Por Elizabeth Plaza

Elizabeth Plaza

Ciencia es el conjunto de conocimiento objetivo y verificable sobre una materia mediante observación y experimentación y la formulación y verificación de hipótesis usando metodologías para el estudio, y la recopilación y análisis de datos.  Es viable aplicar un enfoque científico a lo que experimenta el mundo.

La improvisación no es parte de la ciencia.  La política tampoco lo es.  Los intereses económicos, mucho menos.    Todavía quedan científicos que utilizan el análisis y el pensamiento crítico para el bien de la humanidad y no todos han pasado a la historia.

Estamos en un momento trascendental del cual tenemos mucho que observar, experimentar, analizar y verificar.  Los análisis de riesgo son también herramientas científicas para evaluar, controlar y mitigar a tiempo el efecto que un riesgo específico puede ocasionar.  Nos hemos casi convertido todos en expertos del COVID-19, con dos excepciones importantes:  no hemos descubierto un tratamiento ni una vacuna y no sabemos cómo reabrir la economía.

Los tratamientos quedan en manos de compañías especializadas a las cuales les tomará de meses a años probar la efectividad y seguridad de las mismas.  La economía no puede esperar a que los procesos de descubrimiento de terapias pasen por las fases de pruebas y aprobación requeridas, aún bajo las provisiones de emergencia bajo las cuales las agencias operan. Por tanto, entendiendo la limitación de terapias, el gobierno federal ha instituido tres fases para la apertura de la economía:

Fase 1: Abren servicios esenciales.  Individuos vulnerables permanecen en casa.  Se observa distanciamiento social en lugares públicos.  El viaje no esencial será mínimo.  Las escuelas permanecen cerradas.  Los centros de envejecientes no reciben visitas.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com