Menú

Vestirnos de sostenibilidad

Continuamos el dialogo sobre cómo podemos disminuir significativamente nuestros desperdicios sólidos. En esta ocasión Yinamalía Suárez comparte ideas sobre la moda y la sostenibilidad.

Yinamalía Suárez Vélez

Por: Yinamalía Suárez Vélez, interprete ambiental

La ropa se ha convertido en una de las grandes industrias que aportan -en todas sus fases- al deterioro del ambiente.

Esto ocurre debido a tres factores principales; deforestaciones de bosques para los monocultivos de materias primas que se convertirán en textiles, la contaminación de las cuencas hidrográficas por el uso masivo de químicos contaminantes y por su corto ciclo de vida.  

La gran mayoría de nuestra ropa es una mezcla creada de distintos materiales como los son el algodón, fibras celulosas o viscosas (bambú, arboles), lana, seda, cuero, rayón entre otros. Estas materias son sometidas a una complejidad de procesos que requieren inmensas cantidades de agua, petróleo y químicos. Además, luego son trasportadas en barcos o aviones que emiten cientos de toneladas de dióxido de carbono.

Alternativas Sostenibles

Por tal razón, la producción de textiles a gran escala convierte a la industria de la moda en un gran potenciador del cambio climático y de la contaminación ambiental en general. Tanto así que, en Puerto Rico, anualmente llegan a nuestros vertederos 400 millones de libras en ropa y otros textiles. 

Esta situación se debe al llamado “fast fashion” que promueve la idea de que la ropa es un objeto desechable; algo que se usa unas veces y luego se descarta. Así que, antes que logremos aplicar algunas soluciones a esta problemática, debemos de gestionar un cambio en nuestra perspectiva sobre la ropa.

Ya no podemos darnos el lujo de comprar por comprar y botar cuando ya esa pieza no esté de moda o ya no la deseemos en nuestro “closet”. Hay que pensar qué voy a comprar, a quién le voy a comprar, quién manufacturó, en dónde lo manufacturaron, de qué tipo de cultivo esta creado, bajo que estándares de prácticas laborales justas se rige la compañía, que prácticas de conservación ambiental aplican en sus procesos, cuál es su tiempo de vida útil, entre muchas otras interrogantes.

Para algunas personas estas preguntas son abrumadoras y hasta irrelevantes, pero les cuento que no podemos pretender crear un cambio con solo mirar una parte de la problemática.

Luego de un proceso de introspección sobre el impacto del “fast fashion”, busqué alternativas más sostenibles y duraderas. Entre ellas, el uso de telas de algodón orgánico y bambú. Ambos textiles son una buena alternativa para sustituir telas poco duraderas y, según mi investigación:

 

Otras alternativas y soluciones para erradicar el “fast fashion” son: 

Hagamos todo lo posible por evitar que los textiles lleguen al vertedero. Vivamos de forma consciente y tomemos las medidas para extender la vida útil de nuestra ropa.

Estimados Amigos:

Para limitar la propagación del COVID-19 queremos informar a todas las personas que nos siguen en las redes, voluntarios y comunidades vecinas que hemos decidido cancelar todas las actividades con el público incluyendo recorridos y talleres.

Les exhortamos a implementar protocolos de desinfección frecuente, a no comparecer a lugares con mucho público y, en caso de exposición al virus o sufrir cualquier síntoma, mantener aislamiento riguroso.

Si implementamos todos los protocolos de salud pública, nos cuidamos y volveremos antes a la normalidad.

Nuestro equipo de Servicio al Cliente estará disponible de lunes a viernes de 9:00am a 5:30pm por teléfono 787-722-5882 o email reservaciones@pln.org.

Esperamos recibirles pronto.