Menú

Voluntarios donan de su tiempo para proteger el Faro de Cabezas de San Juan del anidamiento de iguanas verdes

Pablo G. Ponce de León García
Intérprete Ambiental

Iguana

Cuarenta y seis voluntarios trabajaron mano a mano con Para la Naturaleza para proteger el faro ubicado en la Reserva Natural Cabezas de San Juan, Fajardo, (RNCSJ) de los posibles daños que pudiesen ocasionar las iguanas verdes (o Gallina de Palo) durante su época de anidamiento, que dura desde febrero hasta abril.

Entre mayo y junio, se excavaron dos áreas cercanas a las instalaciones del edificio histórico de 136 años para remover los huevos de iguanas como una medida de control de esta especie introducida.

Se excavaron dos áreas aledañas al faro con el fin de remover unos 40 nidos de iguana que habían sido identificados. Se recolectaron 1,044 huevos gracias al esfuerzo realizado por los 46 voluntarios que donaron un total de 230 horas de trabajo.

El anidamiento de las iguanas verdes impacta adversamente a la naturaleza y la infraestructura. Cuando las iguanas anidan bajo las carreteras socavan sus bases y en ocasiones colapsan. La carretera que da acceso al faro siempre está bajo observación para que el anidamiento no dañe el acceso vial que lleva al edificio histórico.

Otras diez áreas dentro de la Reserva Natural Cabezas de San Juan fueron excavadas por 82 voluntarios, distribuidos en 20 actividades realizadas entre abril, mayo y junio. En total, se recogieron 3,039 huevos que luego fueron congelados, triturados y mezclados con la composta que preparamos en la Reserva.

Muchos de los voluntarios que nos han visitado para participar del programa de control de iguanas luego se entusiasman con nuestra oferta de recorridos e iniciativas. Algunos ya han separado fechas en calendario para las diferentes actividades que continuaremos realizando en lo que resta de este año.