Close E-mail to friend form
¡Comparte esta página con tus amigos!

¡Comparte esta página con tus amigos!

Sending
monotipos de Monica Flaherty

Llegan los petroglifos taínos al Whitney Museum

Cinco monotipos, hechos por la arqueóloga Monica Flaherty en 1957, se han integrado a la instalación Ayacabo Guaraco del artista puertorriqueño Jorge González

Cinco monotipos realizados por la arqueóloga y documentalista estadounidense Monica Flaherty, que son parte de la colección cultural de la organización Para la Naturaleza, partieron al Whitney Museum of American Art, en Nueva York, donde se han integrado a la instalación del artista puertorriqueño Jorge González, uno de siete artistas latinos participando en la exhibición Pacha, Llaqta, Wasichay.

La muestra investiga las complejas maneras en las que nociones sobre construcción, tierra, espacio y cosmología de los indígenas americanos están representadas en el arte contemporáneo, explica la descripción de la exposición en la página del Whitney.

Pacha denota universo, tiempo, espacio, naturaleza o mundo; llaqta significa lugar, país, comunidad o pueblo y wasichay quiere decir edificar una casa, en quechua, el idioma indígena hablado por más personas en América.

La exposición destaca el trabajo de siete artistas emergentes latinos que están trabajando en los Estados Unidos y Puerto Rico: William Córdova, Livia Corona Benjamín, Clarissa Tossin, Guadalupe Maravilla, Claudia Peña Salinas, Ronny Quevedo y Jorge González.

La instalación de González, Ayacabo Guaracoel, en taíno significa “conozcamos a nuestro abuelo”. Según explica Marcela Guerrero, curadora asistente del Museo Witney, en el ensayo de su autoría que acompaña la muestra: “González ha incorporado a su práctica la recuperación de conocimientos artesanales, un gesto que la isla necesita desesperadamente en un momento en el que se enfrenta a un periodo de incertidumbre económica y de recuperación estructural tras el huracán María”.

Guerrero añade que otra “traducción”, según las llama González, de conocimiento puede apreciarse en las impresiones que Monica Flaherty realizó de los petroglifos taínos, como los encontrados en el pueblo de Jayuya a mediados de los años cincuenta y los estudios que publicó acerca de ellos.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com