Proyecto
Mapa de Historia
Mapa De Historia Para La Naturaleza

Los edificios patrimoniales
son la memoria de
nuestras comunidades

El Patrimonio de Puerto Rico

En Puerto Rico hay sobre 8,000 estructuras que han sido designadas como patrimoniales por el Instituto de Cultura Puertorriqueña, la Junta de Planificación y/o por el Registro Nacional de Lugares Históricos de Estados Unidos. La designación reconoce valores tales como su arquitectura o materiales de construcción, las personas que la habitaron, los eventos que en ella ocurrieron, o su contribución histórica, cultural, artística, turística o escénica. La mayoría de nuestros edificios patrimoniales fueron construidos de madera y/o mampostería y datan de mediados del siglo 19 a principios del 20. Estos sitios históricos nos cuentan la historia de su comunidad y proveen un sentido de lugar que es único para cada pueblo.

Mapa De Historia

El Inventario

Menor — 0-20%: daño a puertas, ventanas, elementos de metal del techo, otros elementos
0%
Intermedio — 20-60%: pérdida parcial del techo o paredes
0%
Mayor — 60-90%: pérdida total del techo o paredes
0%
Colapso — pérdida del 90-100% de la estructura
0%

Muchos sitios históricos sufrieron daños tras el paso de los huracanes de septiembre de 2017. En octubre de 2017, Para la Naturaleza lanzó su proyecto Mapa de Historia para inventariar la condición de las estructuras patrimoniales de la isla. El grupo de 13 estudiantes de arquitectura de la Universidad de Puerto Rico y voluntarios, guiados por la arquitecta conservacionista Diana Luna Serbiá, recorrieron la isla siguiendo la ruta del huracán María. En tres semanas visitaron 4,882 en 46 pueblos para documentar los daños observables según esta escala de daños.

Los hallazgos

0
Cinco zonas históricas sufrieron el mayor impacto: Arroyo, Guayama, Coamo, Ponce y Aguirre en Salinas.
0
4,882 estructuras observadas
0
133 tuvieron daños menores reparables
0
175 tuvieron daños intermedios reparables
0
119 tuvieron daños mayores reparables
0
27 estructuras colapsaron, pero se puede salvar el material y elementos históricos para reusar en otras restauraciones

¡A recuperar!

Mapa De Historia

“El edificio más verde es el que ya está construido” — Carl Elefante

Por los pasados 50 años Para la Naturaleza ha conservado algunos de los sitios históricos más emblemáticos de Puerto Rico, como la Hacienda Buena Vista en Ponce, el Faro Las Cabezas de San Juan en Fajardo, la Hacienda La Esperanza en Manatí, la Casa Ramón Power y Giralt en el Viejo San Juan y el Antiguo Acueducto de Río Piedras. Ayudar a conservar nuestro patrimonio es una de las maneras en que conservamos el ambiente y promovemos la sustentabilidad. Según enfrentamos los retos del cambio climático, el patrimonio tiene mucho que enseñarnos sobre adaptación, sostenibilidad y resiliencia.

Hay muchas razones por las que preservar nuestro patrimonio es importante para todos. Sabemos que los lugares históricos nos dan un sentido de pertenencia y de arraigo. Sabemos que son lugares con carácter y presencia, que admiramos por su belleza, frente a los cuales nos queremos tomar selfies y fotos con la familia.

Pero los lugares históricos también son vigentes hoy. Rescatar las estructuras históricas y darles nuevos usos puede ser clave en la revitalización de nuestros centros urbanos, la creación de pequeños negocios y la ampliación de la economía del turismo más allá de San Juan.  Además, nuestros lugares históricos son ejemplos de sustentabilidad: fueron construidos usando materiales locales, con un diseño adaptado al trópico para atender nuestro clima de forma sustentable: manejando el calor con ventilación cruzada, la recolección de agua con cisternas, la autosuficiencia alimentaria con huertos. Las técnicas de construcción que permiten que los lugares históricos sobrevivan los más fuertes eventos naturales encierran lecciones para aprender y aplicar hoy. Conservar y darles nuevos usos a nuestros lugares patrimoniales es positivo para la economía y para regresar a la vida sustentable que el planeta necesita.

¿Por qué restaurar?

  • Porque los edificios antiguos están mejor construidos — incluyendo los de madera. Desde 1899 han pasado por la isla ocho grandes huracanes, y estas estructuras ¡siguen en pie!

  • Porque están diseñados para ser sostenibles, con soluciones al clima y las condiciones del lugar que no dependen de equipos modernos o conexiones eléctricas

    • Por ejemplo, los montantes y soles truncos permiten el flujo del aire dentro de la propiedad, los techos a dos aguas mitigan el calor y recogen las aguas de lluvia, las gruesas paredes de mampostería aíslan del calor

  • Porque fueron construidos con materiales obtenidos en las cercanías que están mejor preparados para sobrevivir y adaptarse al lugar

  • Porque se pueden adaptar para otros usos y adelantar la economía

  • Porque es nuestra responsabilidad legarlas a las generaciones futuras

Para la Naturaleza presenta el documental Mapa de Historia, un inventario de daños sufridos en zonas históricas por el paso de María por Puerto Rico. La producción del documental para el proyecto Mapa de Historia ha sido subvencionado por la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades y el National Endowment for the Humanities.

Recomendaciones

Cómo preparar tu estructura histórica ante un huracán

Agradecimientos: Arq. Diana Luna Serbiá, Arq. Jorge Ortiz Colom

  • Infórmate previamente sobre cómo mejor preparar tu estructura histórica
  • Ancla los techos de madera y zinc
  • Inspecciona las ventanas y puertas y repara las bisagras y goznes debilitados
  • Recobra las tormenteras originales con tranca
  • Tapa las puertas y ventanas para protegerlas del viento y el agua
  • Poda las ramas de los árboles que puedan representar una amenaza a la estructura
  • Cubre el mobiliario y objetos con plástico
  • Guarda toldos por si necesitas cubrir el techo después de la tormenta o huracán
  • Prepárate para inundación con bolsas de arena u otra barrera
  • Documenta con fotos toda la estructura, pues servirá de guía para hacer la mejor obra de recuperación en caso de que sufra daños
  • Obtén documentación histórica de la propiedad y guárdala en un lugar a prueba de humedad y fuego. Estos pueden ayudar a contestar dudas sobre el proceso de reparación y restauración
  • Recuerda que eres realmente el custodio de turno de tu propiedad histórica y que depende de ti el que pueda seguir albergando a generaciones futuras
  • Protege, ante todo, tu vida y la de tu familia
  • Desconecta todas las utilidades
  • Mantente informado a través de la radio
  • Documenta los daños con fotografías
  • Protégete usando guantes, mascarilla y botas de goma en caso de que haya habido inundación, y entra con cuidado a estas áreas
  • Evita la entrada de agua al interior
  • Cubre temporeramente las partes del edificio que no deben estar expuestas al exterior
  • Airea la estructura — abre las puertas y ventanas y deja secar al natural para evitar que crezca el moho
  • Apuntala cualquier elemento estructural debilitado para evitar que se desplome
  • Recoge los elementos decorativos y piezas de materiales originales que puedan ser aprovechados en la restauración — reusar abarata los costos
  • Haz habitable al menos parte de la estructura averiada; las propiedades abandonadas se deterioran más rápidamente.
  • Trátala con cariño: no uses maquinaria, herramientas duras o materiales abrasivos. Haz solo la limpieza necesaria para hacerla habitable y evitar focos de infección.
  • Notifica a las agencias encargadas del patrimonio y permite que sus técnicos inspeccionen la propiedad y te asesoren
  • Reclama ante la empresa de seguro, FEMA, u otras entidades.
  • Repara con personal adiestrado y usando materiales y técnicas apropiados para las características de tu estructura. No hacerlo puede causar daño adicional