Menú

9 preguntas y respuestas sobre el carey que anida en nuestras costas

El oceanógrafo Jorge Bauzá nos comparte detalles y curiosidades sobre esta especie de tortuga marina en peligro de extinción.

El carey ha hecho de las costas de Puerto Rico su hogar por cientos de millones de años. Una y otra vez, regresa al lugar donde nació para anidar y expandir la vida de su especie, que se encuentra en peligro crítico de extinción debido al impacto humano.

En medio de la controversia por el peligro que enfrenta el carey por la construcción de una piscina en el condominio Sol y Playa de Rincón, el oceanógrafo Jorge Bauzácompartió con El Nuevo Día detalles y curiosidades sobre esta especie, cuyo nombre científico es el Eretmochelys imbricata.

¿De dónde es el carey?

“El carey de concha se puede encontrar alrededor del mundo en aguas tropicales. Generalmente está asociado a los arrecifes de coral y formaciones rocosas costeras llanas. Es una especie que siempre ha existido en el Caribe y ha evolucionado por toda la cuenca del Caribe como una especie de 180 millones de años. Siempre ha estado por aquí. De hecho, puede haber hasta restos del carey en yacimientos de los indios taínos, porque eran una fuente de alimento en aquel entonces”.

¿Cuántas veces regresa a la playa?

“El carey puede tardar hasta 20 años en llegar a su edad reproductiva. Cuando esto ocurre, cuando entran en esa temporada, pueden regresar dos o tres veces a anidar al mismo lugar. Ellas no anidan todo el año, lo hacen entre abril y noviembre. En ese periodo, cada 10 a 14 días ponen varios nidos y pueden depositar hasta 200 huevos”.

¿Por qué regresa al mismo lugar?

“Esta especie usualmente se anida en el mismo lugar donde nacieron. Desarrollan una memoria por la química de la arena donde nacieron y, por su sistema de navegación natural, regresan a ese punto. En el caso de la playa Almendros, en la construcción en Sol y Playa, este carey regresa a ese punto porque es su instinto, ella nació allí y cuando está en su periodo reproductivo va a depositar sus huevos en ese mismo punto, y ese mismo instinto de reproducción es mucho más fuerte que las varillas que hay allí”.

¿Cuánto se tardan en eclosionar?

“Generalmente a los 60 días es que eclosionan, que salen las tortuguitas. De cada nido bien pocas llegan a la adultez, tienen una tasa de depredación muy alta. Se estima que a veces una en 800 o en 1,000 puede llegar a la etapa adulta. Es como una adaptación evolutiva, porque como la tasa de mortalidad es tan alta, la especie recupera o compensa depositando muchos huevos, porque se sabe que muy pocas van a poder sobrevivir”.

¿Cómo le puede afectar el ruido por una construcción?

“En el caso del carey, es una de las tortugas que tienden a hacer nidos más arriba en la playa. Generalmente busca las dunas, que es la parte más arriba de la playa, el bosquecito costero. Si ellas escuchan presencia de gente o ruido en ese proceso se van, tiene que estar tranquilo el ambiente para ellas poder salir. Una vez empieza a hacer el depósito de los huevos -hace el nido, hace la cavidad y empieza a depositar los huevos- entran como en un trance, en ese trance no se mueven, se quedan quietas. Pero el proceso crítico es cuando empiezan a subir, a hacer el nido, ahí es la parte donde son bien cautelosas. Si hay ruido, si hay luz se van, lo dejan para otro día”.

¿Para qué es el alumbrado rojo en áreas costeras de la isla donde anidan tortugas?

“Las luces rojas están porque cuando la tortuga nace a los 60 días, ella busca el agua y la orilla. Ellas se dejan llevar por el reflejo de las estrellas en el agua, eso es lo que las ubica. Si tienes una luz fuerte, se confunden y empiezan a seguir esa luz artificial, esa bombilla. Eso pasaba, por ejemplo, en Humacao, en el hotel Palmas del Mar, que las tortugas terminaban en el estacionamiento, porque veían esas luces, las confundían con las estrellas e iban para ese sitio. La idea de la luz roja es que la tortuguita no se desoriente”.

¿Cómo se diferencia el carey del tinglar?

“Son tortugas marinas, pero tienen diferencias en tamaño, en dietas en sus cuerpos, su constitución. El tinglar es una tortuga que puede pesar de 1,800 a 2,000 libras, el carey a lo que te puede llegar es tal vez a unas 200 libras. En segundo lugar, el carey tiene una concha dura, pero el tinglar no tiene esa concha dura, sino más bien es como un caparazón de la misma piel de cuero. El tinglar es una especie oceánica, esa tortuguita eclosiona, sale, se monta a la corriente, sale hasta el Océano Atlántico, hasta lo que se conoce como el Mar de los Sargazos, está años completando ese ciclo. Pero el carey se queda cerca, no es como el tinglar, que lo vemos pequeño y luego vuelve grande. En el caso del carey, como se queda cerca, es más local en ese sentido”.

¿Por qué está en peligro de extinción?

“Esta especie fue protegida a partir de 1970 por leyes estatales y federales. Antes del ‘70 se pescaba y no había reglamento, era legal capturarla. Ahora se prohíbe la captura con multas de hasta $100,000 y un año de cárcel. ¿Por qué se hace esto? Tres razones principales… La captura: la carne de la tortuga es comestible y todavía hay como si fuera un tráfico. También usan su concha para construcción de joyería y artefactos. La colección de los huevos: porque también son comestibles. La destrucción de las playas: el no tener una playa donde anidar”.

¿Cómo podemos protegerlo?

“Lo más importante es la conservación de su hábitat. Las playas arenosas, donde estas tortugas anidan, hay que protegerlas, y aquellas que están impactadas hay que restaurarlas para que ellas tengan ese espacio. Cuando esas tortugas llegan y anidan, es bien importante proteger esos nidos. Por eso están los llamados grupos tortugueros, y cada vez que identifican un nido lo marcan y tienen una idea de cuándo van a eclosionar. O sea, la educación de lo importante que son estos nidos es fundamental. También hay que buscar la manera de reducir la basura acuática, los desperdicios, los plásticos en el océano. Tenemos que rehusar, reciclar reutilizar, porque estos contaminantes van a impactar al carey”.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM