Menú

¡A impulsar el cambio energético a renovables ya!

Energizar con el sol los colmados, la lechonera, la escuela, los bomberos, la radio, las ferreterías, el cine, la égida, emergencias médicas, la casa agrícola, el barbero y un centenar de hogares con energía solar para su nevera, equipos de salud o su casa entera es una realidad en nuestra comunidad, sin transición con gas ni energía nuclear, ni ningún otro pretexto que atrase el cambio.

instalacion de placas solares en Puerto Rico

Para la comunidad de Adjuntas, contar hoy con cinco colmados energizados con el sol en sus barrios no es tema para cinismos, ni palmaditas en la espalda.

Representa la reducción de los costos de operación, reducir su riesgo al cierre de operaciones, mantener empleos, una nevera comunitaria y, en una economía que depende del 85 por ciento de importaciones, representan la primera línea de defensa de acceso a alimentos en zonas rurales. ¿Qué habría sido en el campo para muchos tras María de no tenerlos?

Por su parte, el barbero Pérez se ahorró $840 por operar 100 por ciento con el sol desde marzo del año pasado, no en el 2050. Esa cantidad es el equivalente a una millonada en el bolsillo de cualquiera en Wall Street. Energía como un modelo de activación económica y retención de la riqueza a nivel local.

Mientras en Santurce y en la Capital pegan un grito en el cielo (o por Feisbuk) cada vez que la energía eléctrica se interrumpe un ratito, la montaña fue la zona más rezagada y olvidada para la restitución del sistema eléctrico tras el paso del Huracán María.

De hecho, tomó hasta un año en muchos sectores apartados de Adjuntas el regreso del servicio. ¿Cómo gasificar a Puerto Rico corrige esta injusticia? En nada.

Energizar con el sol los colmados, la lechonera, la escuela, los bomberos, la radio, las ferreterías, el cine, la égida, emergencias médicas, la casa agrícola, el barbero y un centenar de hogares con intervenciones de energía solar para su nevera, equipos de salud o su casa entera es una realidad en nuestra comunidad, sin transición con gas ni energía nuclear, ni ningún otro pretexto que atrase el cambio.

Puerto Rico apenas produce el dos por ciento de su demanda energética con fuentes renovables. Eso es una vergüenza y claramente indica dónde están los vacíos que requieren atención.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PeriodicoLaPerla.com