Menú

A multiplicar la producción de miel

Esfuerzos del Departamento de Agricultura y el desarrollo de abejas más resistentes abonarán a la comercialización del producto

produccion de miel

La actividad económica de la apicultura recibirá un empuje mediante un acuerdo entre el Departamento de Agricultura (DA) y el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), que propiciará la construcción de unas 500 cámaras de cría para la producción de miel en toda la Isla.

Eso ocurre al tiempo en que la Escuela de Apicultura de Puerto Rico, que fundó y dirige desde 1997 el apicultor Modesto Matías, se prepara para finalmente distribuir entre algunos apiarios a principios de 2018, dos especies de abejas más resistentes y eficientes en la producción de miel.

Las cajas de madera, que luego de la entrega inicial incluirá la construcción de más unidades, son elaboradas por reclusos del taller de carpintería de la Institución Correccional 945 de Guayama, que alberga una población de custodia mínima y mediana. Para la construcción, Agricultura suplió los materiales y los reclusos siguieron las técnicas y especificaciones de los apicultores.

El maestro apicultor Matías, de Camuy, explicó que en el interior de cada caja se construyen 10 cuadros y en ellos se pueden criar hasta 40,000 abejas obreras, incluida la abeja reina, para una producción de hasta cinco galones de miel, de prevalecer todas las condiciones propicias. Al detalle, el precio por esa cantidad de miel por caja es de unos $40 aproximadamente, en el mercado local.

La construcción de cada caja conlleva una inversión de unos $40 en materiales, mientras, su elaboración tiene un valor cercano a los $100.

A preguntas de EL VOCERO, Matías indicó que la devastación del huracán María en Puerto Rico no necesariamente es del todo negativa para la actividad de la apicultura. “Puede ser beneficioso a largo plazo, porque las (abejas) que sobrevivan  son las que más capacidad de almacenar alimentos tienen y pueden rendir una mayor producción”, señaló.

Nueva abeja boricua

Matías adelantó que para los meses de febrero a marzo ya se podría a hacer accesible a varios apiarios en la Isla, las dos variedades de abejas que pueden producir hasta tres cosechas al año, siempre y cuando el apicultor pueda controlar las colonias y se den las demás condiciones para ello.

“Esto es producto de la inseminada con semen de los zánganos africanizados (abeja macho), resistente a enfermedades, con genes bien desarrollados”, explicó Matías, quien estudió biología, y comentó que se trata de la producción de una abeja más rápida y eficiente que la abeja silvestre.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElVocero.com