Close E-mail to friend form
¡Comparte esta página con tus amigos!

¡Comparte esta página con tus amigos!

Sending
Nos lanzamos a reforestar

A promover la adecuada reforestación isleña

El acuerdo interagencial que dará paso a la de tala, poda y remoción de árboles en todo el país, debe abonar a la recuperación de nuestra flora como parte de una agenda amplia de planificación responsable.

El proyecto Sembrando Futuro, anunciado por el gobernador Ricardo Rosselló y cuya meta es sembrar medio millón de árboles nativos y endémicos durante los próximos cinco años, se inscribe en la ruta del compromiso con la reforestación que necesita emprender la isla para reponer la valiosa infraestructura verde tras el golpe de los huracanes Irma y María. Se estima que un 30 por ciento de los árboles se perdieron y otro 60 por ciento sufrió severas pérdidas de ramas y follaje.

Es especialmente ecomiable que la iniciativa gubernamental se enfoque en la reforestación de 134 cuencas hidrográficas. La vegetación reduce la cantidad de sedimento que llega a los cuerpos de agua, como los lagos, que son almacenes del agua potable que recibe la población y son recurso crítico en tiempos de sequía. La siembra en agenda, junto al control de las actividades nocivas al ambiente, contribuirá a aumentar la capacidad de los embalses y servirá para mejorar la calidad del agua que reciben.

La reposición estructurada de los árboles es una oportunidad dorada para eliminar aquellos que son invasores y perjudiciales para nuestra flora y fauna y, sobre todo, para reintroducir las especies nativas, que han demostrado ser más resistente a los embates naturales propios del trópico en los bosques y zonas urbanas.

El compromiso de reforestación es especialmente crítico a orillas de las carreteras, donde las autoridades impactarán unos 10,000 árboles entre los que serán podados, talados y removidos, en preparación para futuras obras de rehabilitación de las vías públicas. El gobierno tiene que hacer buena su palabra de sembrar dos árboles por cada uno que sea eliminado. El lenguaje del acuerdo entre los departamentos de Recursos Naturales y Ambientales y de Transportación y Obras Públicas debe ser preciso en cuanto a la mitigación de daños y otros aspectos importantes para el justo balance ecológico del país.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com