Menú

AES Puerto Rico tendrá que responder por posible contaminación

La Junta de Calidad Ambiental le da hasta el 2 de abril para entregar datos del informe de agua.

coalicion organizaciones y comunidades cierre AES Puerto Rico

La cogeneradora AES Puerto Rico tiene hasta el próximo 2 de abril para entregarle a la Junta de Calidad Ambiental (JCA) información y documentos sobre el estudio que habría confirmado indicios de radiactividad y metales pesados en el agua subterránea de la instalación, en Guayama.

El incumplimiento con la Orden de Hacer, aprobada por la Junta de Gobierno de la JCA, conllevaría multas ascendentes a $25,000 diarios para AES, así como la emisión de un “cese y desista de operar” en su contra, indicó ayer la directora ejecutiva de la agencia, Tania Vázquez.

Además de indicios de radiactividad, el Informe Anual de Monitoreo de Aguas 2017 habría detectado rastros de arsénico, cromo, selenio y molibdeno en el agua subterránea. La fuente contaminante sería las cenizas que AES acumula en su predio, producto de la quema del carbón con que genera energía. El Informe Anual fue ordenado por la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés).

Entre los “documentos de campo” que AES tiene que entregar están la cadena de custodia de las muestras tomadas, la hoja con “datos de purga” de los pozos muestreados y las hojas de calibración de los instrumentos usados en las mediciones.

Además, la cogeneradora deberá entregar copia –certificada por un químico licenciado– de los “resultados analíticos”, los datos crudos usados por el laboratorio que analizó las muestras, análisis estadísticos de los resultados, los criterios tomados en cuenta para ubicar los pozos, y el plan de muestreo del agua subterránea.

“Las fuentes de agua potable de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), así como las de pozos legalmente hincados en todo Puerto Rico, tienen que cumplir con los más altos estándares de calidad de agua federales”, expresó Vázquez.

Mediante comunicado de prensa, AES aseguró ayer que cumple con los requisitos de monitoreo de agua subterránea que la EPA requiere a todas las plantas que almacenan cenizas de carbón en sus instalaciones.

“El compromiso de nuestra gente va más allá de generar energía sostenible, segura y confiable. Seguiremos contribuyendo al bienestar de nuestra gente y de las comunidades a las que servimo,s y acompañando el crecimiento de la isla para mejorar así la calidad de vida de los puertorriqueños”, dijo la empresa.

Anteayer, una coalición de organizaciones y comunidades exigieron el “cierre definitivo” de AES y la remoción de las cenizas de carbón que, supuestamente, la cogeneradora ha depositado en 14 municipios.

Lea la noticia en ElNuevoDia.com