Menú

Agradeciendo y aprendiendo en comunidad

Vaca Negra en Hatillo

Vaca Negra en Hatillo

Por: Maria Cristina López Peña

En agradecimiento a un equipo de trabajo excepcional, un año lleno de gratas experiencias y aprendizaje, el pasado viernes 30 de noviembre 2018 el equipo de la Región Metro Centro compartió una mesa llena de alimentos 100% hechos en Puerto Rico en las facilidades de Vaca Negra en Hatillo.

Muy amablemente los recibió la fundadora y microbióloga Wanda Otero, quien vio una oportunidad para crear un proyecto distinto, único y ejemplar, dentro de la industria de la leche. Wanda les explicó cómo su laboratorio de calidad y asesoramiento a diversas vaquerías de la zona se enfrentó a diversos retos económicos de la industria, y acordó con sus clientes para que le pagaran con la leche producida en sus facilidades. Es así como inició el proyecto de quesos y yogures artesanales de alta calidad Vaca Negra, Inc.

Wanda los guío mientras disfrutaron una exquisita degustación de sus mejores quesos. Asimismo, relató el proceso de confección y curación de cada uno de ellos. También, tuvieron la dicha de probar sus yogures personalizados con refrescantes sabores de frutas. Finalmente, tomaron un breve recorrido a través de sus facilidades para aprender un poco más sobre la elaboración de los productos.

Siguiendo la conversación sobre la creatividad y la perseverancia ante los retos, conocieron a Dayna Rivera de Tierra Valiente, quien con mucha dedicación y talento, confeccionó los alimentos que consumieron ese día. Tierra Valiente es una cooperativa agrícola familiar en Arecibo, enfocada en el cultivo y confección de alimentos orgánicos, así como la educación sobre la agroecología en comunidad. Esta cooperativa surge con miras a sobrepasar el reto de obtener alimentos sanos y limpios para el consumo de la familia, poco a poco se ha convertido en un trabajo a tiempo completo que también alimenta y educa a su comunidad.

Con estas experiencias, el equipo se llevó un mensaje importante: los retos, aunque a veces pueden parecer obstáculos, también pueden ser transformados en nuestros mejores aliados para cultivar nuevas soluciones. Una receta fundamental de mucha disciplina, suero constante de perseverancia y una pizca de creatividad, son capaces de transformar los más grandes retos en frutos y oportunidades inimaginables.