Menú

Alza su voz en contra de la violencia

Tania Rosario Méndez, a través de Taller Salud, ha sido agente de cambio en la comunidad de Loíza.

Tania Rosario Mendez directora ejecutiva de Taller Salud

La violencia de género se ha tornado en una situación preocupante en el País. Son muchas las mujeres que sufren sus consecuencias y el apoyo tanto familiar como social es necesario.

De esto es consciente Tania Rosario Méndez, directora ejecutiva de Taller Salud, una organización sin fines de lucro de base feminista y comunitaria, que ha impactado positivamente a las mujeres en Loíza.

“Creemos que cuando las mujeres prosperan, sus comunidades se fortalecen. Por eso, Taller Salud se enfoca en mejorar el acceso de las mujeres a la salud, reducir la violencia en comunidades y fomentar el desarrollo económico a través de la educación y activismo”, explica Rosario Méndez.

¿Qué les llevó a tomar la decisión de basarse en la comunidad de Loíza?

Las compañeras originales de la colectiva iniciaron los trabajos de educación popular a mujeres y de empoderamiento en salud con unos talleres de salud vaginal. Esos eran unos talleres de autoexamen; que a través del autoexamen de vagina y de mama tú pudieras tomar el control de tu cuerpo y de tu salud. Obviamente, estos eran espacios muy confidenciales que generaban que las mujeres se sintieran en confianza para revelar instancias de violencia, ya fuera sexual o doméstica, pasada, latente o vigente. Así que no solo surgían casos de violencia de pareja -que eran los más-, si no también violencia sexual, violencia sufrida en la niñez y otras manifestaciones de violencia.

¿Qué tendencias estás viendo ahora después del huracán María, o incluso desde antes que son preocupantes?

Todos los estresores que agravan situaciones de salud mental y situaciones de violencia intrafamiliar están presentes. La ausencia de sistemas de protección fue y ha sido un detonante para que escalen o haya unos picos de violencia. No solo violencia familiar, sino también comunitaria. También los estresores de tener falta de acceso a efectivo, falta de garantía de empleo, tener que enfrentarte a un escenario de inmigración o de separación de la familia. Combinados, definitivamente generaron un caldo de cultivo para que la violencia aumentara.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PrimeraHora.com