Menú

Aparece un nuevo Campeche

El hecho pone al descubierto el que actualmente en Puerto Rico no existe un catálogo certero de la obra de uno de los pintores más destacados

arqueólogo Miguel Rodríguez López

Una nueva obra de José Campeche, titulada Divina Pastora, acaba de ser descubierta accidentalmente por el arqueólogo Miguel Rodríguez López, en la Plaza de la Libertad de la ciudad de Burgos, España, en la Casa del Cordón.

El óleo se encontraba en la Galería Cultural Caja de Burgos sola en una de sus salas, entre objetos de oro y de uso doméstico, con retratos de reyes incas y conquistadores.

La Colección Francisco Marcos, comisariada por Javier del Campo, se titula Visiones de América (Arte desde el confín del mundo), cuya ficha informativa leía: “Divina Pastora, atribuida a José Campeche, San Juan, Puerto Rico, 1751-1809”. Entendida como un reencuentro, el catálogo de la muestra cubre el arte de la América virreinal, producto de una cultura y una sociedad con sus propios requerimientos y soluciones, y su lenguaje distintivo.

“Mientras trataba de investigar para mi nueva tesis el encuentro entre el indio taíno Juan Garcés de la Hacienda Real del Toa, que se dio en 1528 con el rey Carlos I, anduve unos pasos y encontré esta galería con una colección privada de pinturas, esculturas y arte colonial. El referente de Campeche con las escenas religiosas que llegaban de España, se representaron en las protecciones de las estampitas. No había libros de pinturas”, estableció a EL VOCERO Rodríguez, rector del Centro de Estudios Avanzados de Puerto y el Caribe (CEA).

Rodríguez explicó que “La Divina Pastora, es una advocación sevillana de la Virgen María de pastora con el niño Jesús de pastorcito, velando el rebaño. En la lejanía está una figura de San Miguel combatiendo a un lobo que está persiguiendo a una ovejita descarriada. Este hallazgo amerita la confirmación de esta obra, estudiarla e investigar”

Este hecho pone al descubierto el que actualmente en Puerto Rico no existe un catálogo certero de las obras de Campeche, no solamente en los museos que las protegen, sino en la colección mayor del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), de cuya sede robaron tres óleos hace menos de una década. El museo que las cobijó, la Galería Nacional, se encuentra cerrado hace diez años y se desconoce si las obras se encuentran in situ.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElVocero.com