Menú

Aplauden la nueva ley que prohíbe el plástico de un solo uso en Puerto Rico

El proyecto incluye dentro de los plásticos de un solo uso a los cubiertos, platos, sorbetos, vasos, tazas y contenedores de alimentos hechos de poliestireno expandido.

Las organizaciones que integran el plan Generación Circular calificaron como un gran logro en la lucha ambiental la aprobación del Proyecto de la Cámara 668, que prohíbe el plástico de un solo uso en Puerto Rico. El gobernador Pedro Pierluisi ya firmó el proyecto de la autoría del representante Frankie Atiles, convirtiéndolo en ley.

“Puerto Rico ha tomado un paso importante en el camino correcto, pero todavía queda mucho por lograr. Hace falta una campaña masiva educativa para concientizar a personas de todas las edades, así como a empresas y otros sectores, sobre los efectos adversos de la compra de productos de plástico y sobre alternativas factibles y económicas que pueden usar”, expresó Ingrid M. Vila Biaggi, presidenta y cofundadora de Cambio, entidad coordinadora del plan multisectorial Generación circular: Hacia una economía circular

El Proyecto de la Cámara 668 dispone que, luego de 24 meses de convertirse en ley, y luego que se cumpla con una campaña educativa, todo establecimiento comercial, de venta o distribución dejará de entregar o usar plásticos de un solo uso. Durante los siguientes seis meses los comercios que incumplan con la ley recibirían una notificación de falta. Finalmente, luego de estos últimos seis meses los comercios recibirán multas si incumplen con la ley.

El proyecto incluye dentro de los plásticos de un solo uso a los cubiertos, platos, sorbetos, vasos, tazas y contenedores de alimentos hechos de poliestireno expandido.

“Diferentes grupos y organizaciones en Puerto Rico, incluyendo Generación Circular, hemos abogado por años por la eliminación de los plásticos en Puerto Rico, por la implementación de leyes ambientales que ya existen y por la aprobación de leyes nuevas que atiendan correcta y urgentemente la inmensidad del problema del plástico. Es por lo que hemos trabajado de la mano con el representante Atiles en el Proyecto de la Cámara 668, que ahora se convierte en ley”, manifestó Hernaliz Vázquez Torres, de Sierra Club.

Vázquez Torres explicó que la producción de plástico a nivel mundial ha aumentado drásticamente en los últimos 30 años, siendo hasta cuatro veces más de lo que se produjo en la década de 1990. Aproximadamente el 36% de todo el plástico producido se ha utilizado para envolturas y envases de un solo uso. “Aunque muchos creemos que todo lo que ponemos en el recipiente de reciclaje sí se recicla, la verdad es que menos del 9% del plástico producido (casi diez mil millones de toneladas) desde la década de 1950 ha sido reciclado. La mayoría del plástico que obtenemos cuenta con el famoso símbolo del triángulo con las flechas, pero esto no significa que dicho producto es reciclable. Por lo general, sólo se recicla el plástico #1 y #2”, comentó Vázquez Torres.

Por las características físicas particulares del plástico, éste no se biodegrada, sino que diversos procesos físicos lo fragmentan en partículas microscópicas (y hasta nanoscópicas). Éstas están presentes no solo en los vertederos, sino también están en suelo, agua, aire, plantas, animales y humanos. Se ha encontrado plástico hasta en la sangre y en la placenta humana. Adicionalmente, todo el “ciclo de vida del plástico” libera gases de efecto invernadero y contribuye al calentamiento global. 

“Enfocándonos en Puerto Rico, para el 2003, el 10% de los productos que llegaron a los vertederos de la isla eran de plástico, pero estimamos que hoy día es mucho mayor si tomamos en cuenta que la producción se ha cuadruplicado. En resumen, el plástico es problemático en términos de su presencia invisible en todas partes, su contribución al calor desesperante que cada año aumenta más y del espacio que ocupa en los vertederos”, indicó Vila Biaggi, portavoz de Generación Circular.

El plan Generación Circular es resultado del análisis de un equipo de trabajo especializado en el manejo de residuos, organizaciones comunitarias y entidades dedicadas a la protección del ambiente entre las que se encuentran: Cambio, Sierra Club, Basura Cero Puerto Rico, Center for Sustainable Community Solutions de Syracuse University,  Climate Think: Institute for Climate Law and Policy, la Coalición de Coordinadores de Reciclaje Municipal, la Coalición de Organizaciones Anti-Incineración, Haser, Martín Peña Recicla, el Puerto Rico Recycling Partnership, y la corporación de acción ambiental Tais. Fue subvencionado por la Fundación Segarra Boerman.

Generación Circular busca una transformación hacia una economía que minimice los recursos descartados y maximice iniciativas locales hacia la reducción, el reúso, el reciclaje. Para conocer y apoyar esta iniciativa pueden visitar www.generacioncircular.org

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN EYBORICUA.COM