Menú

Arturo Massol relata la lucha y el triunfo sobre el gasoducto

El profesor presentará “Amores que luchan” , texto donde documentó el inicio, desarrollo y conclusión del proyecto Vía Verde

Arturo Massol Deyá

Entre 2010 a 2012 Puerto Rico enfrentó un gran peligro. El país estuvo bajo la amenaza de que el gobierno de Luis Fortuño pusiera en marcha la construcción de un gasoducto que presuntamente resolvería una supuesta crisis energética en aquel momento, pero según demostró eventualmente la organización Casa Pueblo, en realidad pudo haber puesto en riesgo la seguridad de los puertorriqueños, dañando considerablemente el medio ambiente y perpetuando la problemática dependencia de combustibles fósiles para producir energía, entre otras consecuencias.

Aunque la intención de construir el gasoducto -bautizado como Vía Verde– le costó muchos millones al pueblo ya gravemente endeudado, nunca se concretó porque encontró la oposición de una mayoría del país.

La semilla de esta movilización ciudadana se gestó en Casa Pueblo. Desde el mismo lugar en Adjuntas, donde en la década de los ochenta comenzó la lucha para detener la explotación minera, por mencionar apenas una de las muchas batallas que ha librado este grupo, se organizó la exitosa resistencia.

Uno de sus líderes fue Arturo Andrés Massol Deyá, uno de los hijos de Tinti Deyá y Alexis Massol, fundadores de la organización. Junto a su familia, el grupo de gente que los apoya y muchos otros ciudadanos que se sumaron en el camino, el biólogo reaccionó a la voz de alerta de vecinos de Adjuntas. Meses antes de que el plan para crear el gasoducto se hiciera público, ellos comenzaron a recibir cartas que anunciaban la intención de realizar expropiaciones en la región.

El inicio, desarrollo y conclusión de lo que pasó a partir de este momento está contenido en las páginas de “Amores que luchan: relato de la victoria contra el gasoducto en tiempos de crisis energética”.

Esta publicación, de Ediciones Callejón, que será presentada en Casa Pueblo el sábado, 18 de agosto, cuenta la historia como la vivió, sudó y sufrió Massol. Con sus momentos de “tristeza, de persecución, desgaste” y, al final, de alegría por haber defendido los recursos naturales y la seguridad de la gente.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com