Menú

Candidatos primaristas rechazan que se cobren cargos por la generación de energía solar

Exponen sus posturas sobre la energía renovable en Puerto Rico

Tres de cuatro aspirantes a las candidaturas para la gobernación por los Partidos Nuevo Progresista (PNP) y Popular Democrático (PPD) dejaron claro su repudio al llamado impuesto al sol, que cobraría cargos a quienes produzcan su propia electricidad con sistemas fotovoltaicos.

Esta convergencia, en contra del impuesto contenido en el acuerdo de reestructuración de la deuda (RSA) de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), se desprende de las posturas que sometieron Eduardo Bhatia y Carlos “Charlie” Delgado, del PPD, así como Wanda Vázquez Garced y Pedro Pierluisi, del PNP, a petición de la Asociación de Energía Solar y Almacenamiento de Puerto Rico (SESA, en inglés).

Tales posturas debían contener 100 palabras o menos y contestar: “¿Por qué debe votar por usted un elector que apoye la transición de Puerto Rico a energía solar?”, informó el presidente de SESA, PJ Wilson.

Carmen Yulín Cruz no había enviado su respuesta al momento de esta publicación. No obstante, el 8 de junio dijo a El Nuevo Día que la energía renovable era uno de los pilares de su estrategia económica, si sale electa gobernadora.

Las propuestas

Según Bhatia, él es “el único candidato con un récord probado en favor de la energía solar”. “De forma bipartidista, logré la crucial Ley 17-2019, que nos encamina a un futuro 100% renovable”, dijo. Prometió que, de salir electo gobernador, impulsará la instalación de 200,000 techos solares para “que la gente nunca más sufra apagones” y paguen menos luz.

Lucharé contra todo impuesto al sol y le devolveré la credibilidad al gobierno de Puerto Rico para que fluyan incentivos solares a nuestras familias y pequeños negocios antes de la próxima temporada de huracanes”, aseveró Bhatia.

Mientras, Delgado expresó que su plan es proveer “incentivos económicos para la construcción de proyectos de energía renovable, públicos y privados, mediante acuerdos que redunden en una reducción de los costos energéticos y salvaguarden el interés público”. Sin embargo, no se expresó sobre el impuesto al sol.

Por el lado novoprogresista, Vázquez se comprometió a “fomentar el cumplimiento estricto con las metas de generación de energía renovable establecidas en la Ley 17-2019, pero sobre todo promover que las comunidades más vulnerables tengan acceso a poder adquirir su sistema de energía solar. Por lo que se promoverá destinar fondos al Fideicomiso de Energía, el uso de los fondos CDBG-DR y el no impuesto el sol, de manera que promovamos un Puerto Rico resiliente y energético”.

SESA ha denunciado que el RSA pendiente repite 64 veces que se impondrá un cargo de producción por cada kilovatio-hora de energía solar generada, a pesar de que la Ley17-2019 prohíbe cualquier cargo, directo ni indirecto, sobre la producción de energía solar por parte de ciudadanos.

Mientras, Pierluisi trajo a colación que mientras fue comisionado residente en Washington “luché y logré traer millones (de dólares) en fondos federales para energía verde”. Entonces, de salir electo, “rechazaré el llamado impuesto al sol, maximizaré los fondos federales de reconstrucción para cumplir con la diversificación de fuentes de energía a renovables, incentivaré y agilizaré las alianzas público privadas”, enumeró.

Tras analizar las posturas de los candidatos primaristas, Meghan Nutting, vicepresidenta ejecutiva de Sunnova Energy, una de las 16 empresas de SESA, sostuvo que de cara a la meta de 40% de energía renovable para el 2025, “el gobierno tiene que comenzar a tomar esto en serio, y creo que eso es lo que estamos viendo en estas sólidas declaraciones de apoyo a la energía solar de todos estos candidatos a gobernador”.

“Para llegar ahí Puerto Rico necesita que los incentivos federales que tanto se han retrasado, finalmente lleguen a la isla y debemos asegurarnos de que no se impongan nuevos impuestos solares, ni ningún otro obstáculo”, sentenció.

A su vez, Wilson recordó que “la razón principal por la cual más de 4,000 personas murieron tras el huracán María fue la falta de energía”. Por ello, planteó que “la mejor manera de asegurar que salvamos vidas durante apagones es vía sistemas de energía ubicados en los techos de hogares y negocios, sistemas de placas solares y baterías. Un sistema fotovoltaico con baterías es un generador limpio, silencioso, sin combustible, sin emisiones, sin intermitencia, seguro y confiable. Son fácilmente financiables”.

“Estos sistemas son los únicos que pueden garantizar verdadera resiliencia energética a nivel individual, de forma sostenible. Comprender esto cabalmente es fundamental, desde el ciudadano individual, hasta el más alto funcionario”, finalizó Wilson.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com