Menú

Cobra vida el sueño de un visionario en Santurce

El Museo de Arte y Diseño de Miramar abrirá sus puertas en octubre en el 607 de la calle Cuevillas

El Museo de Arte Diseno de Miramar

Don Luis Méndez Vaz, juez de profesión, pensaba que su residencia ubicada en la calle Cuevillas 607, en Miramar, era una parte importante de la comunidad.

Por eso, cuando la dejó como herencia a su hijo, Eduardo Méndez Bagur, estableció entre sus deseos que la casa que él y su esposa María Bagur mandaron a construir en 1913 inspirados por un viaje a Europa eventualmente fuera convertida en un museo en el que pudieran exhibirse algunos objetos que él había guardado durante su vida.

El sueño tardó más de dos décadas en realizarse. Había que levantar el capital para restaurar la estructura, habilitarla con las condiciones necesarias para ser un museo, adquirir otras piezas y empezar la operación.

Hace cuatro años, gracias al esfuerzo de las fundaciones Titín Foundation y la Fundación Eduardo Méndez Bagur, instaurada por el hijo de Méndez Vaz, se iniciaron por fin las labores de lo que será el nuevo Museo de Arte y Diseño de Miramar (MADMi).

El lugar está casi listo. Solo faltan algunos detalles e instalar el sistema eléctrico para llevar a cabo la apertura en octubre de este año.

Marilú Purcell, curadora de la nueva institución cultural, explica que cuando el proyecto llegó a sus manos no se había establecido qué tipo de museo sería creado en la llamada “casa rosa”. Así fue como empezó a investigar acerca de la época en la que fue construida la residencia. Además, indagó la historia de los objetos que Méndez Vaz había dejado para exhibir, entre los que se encuentran muebles, enseres eléctricos y del hogar, maquinillas, una camioneta de 1949 y artes decorativas entre el 1920 al 1960.

Tras realizar este proceso, llamó su atención que aquella época coincidió con el período de modernismo puro en el diseño y el movimiento del Bauhaus (que sentó las bases para lo que hoy conocemos como diseño industrial y diseño gráfico). Por lo tanto, tenía mucho sentido que el museo contara con ese enfoque y además abordara todas las ramas del diseño, especialmente el industrial.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com