Menú

Cómo la comunidad sorda manejó la emergencia post huracanes

Detalla el Movimiento Autónomo de Sordos

comunidad sorda

Casi 200,000 puertorriqueños sordos totales o parciales fueron ignorados por las autoridades estatales y federales los primeros meses de emergencia tras el embate de los huracanes Irma y María en septiembre de 2017. Aún así, el Movimiento Autónomo de Sordos (MAS) no se quedó de brazos cruzados y organizó brigadas bajo el programa “MAS sobre ruedas”.

La iniciativa ayudó a centenas de sordos en los pueblos de la montaña. “M.A.S. se organizó formalmente en agosto de 2017 pero en menos de un mes Puerto Rico fue afectado por los huracanes Irma y María, que hicieron tanto daño a la gente, especialmente a los sordos. El enfoque de nuestra organización se dirigió por varios meses en prestar ayuda a los sordos que fueron ignorados en los primeros meses por el gobierno. Visitamos muchos pueblos en la montaña donde había decenas de sordos pasando hambre porque no recibían ayudas”, detalló la videpresidenta de la organización sin fines de lucro, Aslín Díaz.

Durante la emergencia, el Movimiento también identificó entidades de sordos en la diáspora puertorriqueña y los Estados Unidos para coordinar el envío de ayudas, para lo cual La Cruz Roja fue instrumental en el proceso. Con la unidad móvil de M.A.S. Sobre Ruedas se facilitó el traslado y entrega de más de un millón de dólares en suministros para los sordos en el área metropolitana, Moca, Comerío, Naranjito, Orocovis, Maunabo, Arecibo, Yabucoa, Río Grande, Ponce, y Aguadilla, entre otros.

Además, estableció un trabajo colaborativo con la organización internacional “Off-The-Grid Missions” para asistir a la población local de sordos con talleres de manejo de emergencias y preparación para desastres en Yabucoa, Orocovis y Mayagüez.

De igual modo, en mayo la organización denunció que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) canceló abruptamente el servicio de intérpretes de lenguaje de señas en sus centros de servicios alrededor de la isla. Incluso quería obligar a que los sordos que llegaran a los centros utilizaran una tableta o Ipad conectada a un sistema en vídeo (conocido como VRI) para comunicarse con intérpretes en los Estados Unidos en inglés o en American Sign Language (ASL), lenguajes que la mayoría de los sordos en Puerto Rico no entienden. Estas denuncias lograron la creación de un comité de trabajo con la agencia.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN Noticel.com