Menú

Crece el coro de voces contra reglamento para las cenizas de carbón

“Disponer de este material contaminado de la manera que se pretende en este reglamento es un acto criminal en otras jurisdicciones”, detalla el decreto firmado por el doctor Enrique Meléndez, director del Departamento de Química, junto a otros 12 académicos.

doctor Enrique Melendez

Profesores del Departamento de Química del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) se unieron esta semana a la ola de científicos, médicos, abogados y ecologistas que reclaman se descarte el reglamento propuesto para el manejo de cenizas de carbón en el país.

Mediante manifiesto enviado a La Perla del Sur, 13 catedráticos de la institución advirtieron que el protocolo propuesto por el Gobierno de Puerto Rico vulnera estatutos federales, eleva el riesgo de daños a la salud pública y los recursos naturales de la isla, y exime de responsabilidad económica a la carbonera AES por eventos futuros de contaminación y remediación.

“Disponer de este material contaminado de la manera que se pretende en este reglamento es un acto criminal en otras jurisdicciones”, detalla el decreto firmado por el doctor Enrique Meléndez Martínez, director del Departamento de Química, junto a otros 12 académicos que, entre otras conclusiones, refutan el reglamento “en su totalidad”.

Sus objeciones, precisa la misiva, parten del conocimiento público sobre la composición química de las cenizas de carbón, las cuales concentran sustancias como arsénico y cromo que, “de acuerdo al National Research Council, producen toxicidad crónica”.

Esta información, subrayaron, ha sido constatada por científicos adscritos a agencias reguladoras como la Agencia de Protección Ambiental federal (EPA, en inglés), quienes han acumulado y publicado prueba fehaciente sobre la toxicidad de las cenizas y residuos de la combustión de carbón.

Además, el gremio formuló serios cuestionamientos por la forma en que el DRNA obvia en su propuesta potenciales riesgos a los acuíferos del país.

“Puerto Rico tiene una altísima densidad de acuíferos. Dado que las cenizas poseen componentes tóxicos, es irresponsable disponer de ellas en áreas cercanas a nuestras reservas de agua, pues en un corto plazo causarían la contaminación de esos cuerpos de agua y a través de ellos se estaría afectando directamente la salud de las personas”, continuaron.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PeriodicoLaPerla.com