Menú

Desprotegidas las zonas naturales: falta de personal tiene al DRNA en aprietos

El secretario confirmó que no pueden prestar servicio continuo en parques, bosques y balnearios.

La indispensable protección de los parques, bosques, balnearios y otros cuerpos de agua de la Isla está limitada, debido a que el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) no cuenta con personal suficiente en el Cuerpo de Vigilantes.

El Cuerpo de Vigilantes, por ley, ayuda a prevenir la destrucción de los recursos naturales de la Isla y tiene injerencia sobre la vida silvestre, la navegación, la pesca y también garantiza a la ciudadanía el uso y disfrute de los recursos naturales y atiende las querellas por violaciones ambientales.

Los vigilantes están facultados para portar armas, expedir boletos y realizar arrestos en una labor que, en el pasado, consistía de varios turnos para proteger estas áreas las 24 horas. Sin embargo, la falta de fondos y la inacción de cuatro gobiernos entre el Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Popular Democrático (PPD) a lo largo de 13 años, ha constreñido el trabajo del Cuerpo de Vigilantes a un horario reducido.

El secretario del DRNA, Rafael Machargo, reveló que “ahora tenemos un solo turno y con las limitaciones del convenio colectivo con horarios y días de trabajo, pues se nos hace más difícil cubrir las áreas. Es como un ocho a cinco. Si hay fin de semana largo, pues se hacen acomodos para tener cobertura”.

Al presente, el DRNA tiene 233 vigilantes, una baja notable desde sus mejores tiempos en el año 2000, cuando, según recuerda Machargo, había 500 vigilantes “y podíamos trabajar 24 horas, los tres turnos. Se daba protección a más áreas, había más seguridad para los recursos naturales, para los bañistas y para los navegantes”.

En ese entonces, Machargo fungía como subsecretario de la agencia. Al ser abordado sobre las áreas que se han visto perjudicadas ante la carencia de personal, el secretario aseguró que el problema se veía en todas partes y debía trazar rutas de atención para maximizar los recursos en eventos multitudinarios.

“Es en general, hay áreas que durante Semana Santa y los feriados del verano nos concentramos más en las playas y sitios como La Parguera. Hay veces que tenemos que dar rondas por los ríos. Eso depende”, expuso Machargo.

El Cuerpo de Vigilantes tiene la autoridad para incautar animales o material de la corteza terrestre o forestal, así como cualquier arma, vehículo o embarcación en violación de las leyes ambientales. También pueden inspeccionar permisos otorgados por el DRNA, la Oficina de Gerencia de Permisos y el Departamento de Salud.

Sus facultades y poderes fueron ampliadas a partir de la nueva ley del Cuerpo de Vigilantes aprobada en el 2020 por la entonces gobernadora Wanda Vázquez Garced, lo que a su vez derogó la ley original que databa de 1977.

Sin embargo, la necesidad de personal no es una exigencia nueva. Desde la transición de gobierno se planteó la situación, pero en ese entonces no parecía tan crítico como ahora.

Necesita 500 vigilantes

Machargo todavía cree que 500 vigilantes es el número óptimo para retornar a los tres turnos de trabajo y garantizar la protección de las áreas naturales las 24 horas. No obstante, alcanzar ese número requiere la activación de la Academia del Cuerpo de Vigilantes, que tampoco es gratis.

“Para que una persona sea vigilante, tiene que pasar por una academia. Necesito presupuesto para pagar la academia, que son aproximadamente $3 millones y necesito el presupuesto para seguir la carrera de esa persona”, detalló Machargo a EL VOCERO.

Dicho de otra forma, no bastarían los tres millones de dólares si no se identifican fondos para mantener a ese personal como parte de la nómina del DRNA.

En términos procesales, aunque ya el presupuesto está en marcha, la Legislatura podría realizar una asignación especial de fondos para cubrir el costo de la academia y una asignación recurrente para el sueldo de los nuevos reclutas.

Sin embargo, hacerlo requerirá de la aprobación de la Junta de Control Fiscal (JCF).

Machargo afirmó que tramitó la solicitud a la Legislatura y a la JCF en enero, pero ninguno de los dos dio paso a la suma en el presupuesto vigente. La alternativa, según el funcionario, es “seguir haciendo el reclamo todos los años hasta que la Junta Fiscal y la Legislatura lo aprueben”.

“Si se sigue aplazando, quizás tengamos que hacer una academia para 300 vigilantes en vez de 200. La última academia fue en 2004. Esos vigilantes están ya en mitad de su carrera”, advirtió el Secretario, al referirse a los que están próximos al retiro.

Advierte sobre posible caos

En conferencia de prensa durante el fin de semana, el representante novoprogresista Joel Franqui subrayó la necesidad de renovación en la plantilla del Cuerpo de Vigilantes, pues la mayoría de los trabajadores tienen más de 50 años de edad y están cercanos a jubilarse.

El legislador advirtió que el Cuerpo de Vigilantes podría colapsar si el gobierno no reclutaba por lo menos a 200 vigilantes, por lo que cursó una carta a la JCF, además de notificarle al gobernador Pedro Pierluisi Urrutia.

“Tenemos que ir renovando. Muchos de ellos están pendientes para jubilarse, entonces allí se crearía un caos. Es algo que estamos pendientes de trabajar”, exclamó Franqui, según reseñó este diario.

Tanto el secretario como el legislador han indicado que la academia del Cuerpo de Vigilantes no ha graduado a nadie desde hace 17 años.

Las declaraciones de Franqui se dieron en el marco de la creación del Comité Asesor en Asuntos Ambientales dentro del PNP.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELVOCERO.COM