Menú

Duelo de robles en lo más alto del concurso «Árbol Europeo del Año»

La pugna por convertirse en Árbol Europeo del Año 2022 es cosa de robles: el carballo del ‘Bosque del Banquete’ de Conxo (España), el roble de Dunin (Polonia) y el roble de Turgenev (Rusia) son los tres ejemplares singulares que han llegado con mayor número de votos a la última semana del concurso.

El carballo del ‘Bosque del Banquete’ de Conxo (Santiago de Compostela), que se impuso a la sabina milenaria de Blancas (Teruel) en la ajustada votación que decidió el representante español para el certamen continental, es un “superviviente de lo que fue un bosque de carballos”, ha explicado a Efe la presidenta de Bosques Sin Fronteras, Susana Domínguez.

El carballo (roble) es el árbol gallego por excelencia”, asegura Domínguez, una distinción que, sin embargo, no ha impedido que la superficie cubierta por esta especie propia del clima oceánico templado “haya disminuido drásticamente a lo largo del siglo XX”.Puedes votar al carballo aquí

Así, este singular roble compostelano “es el más notable de los supervivientes de un bosque en el que hubo unos 1.000 carballos” y en el que ahora “solo quedan 40 ejemplares”.

Este imponente roble de unos 250 años de edad se eleva hasta los 30 metros de altura sobre un tronco de 3,75 metros de diámetro, en torno al que se celebró el festín que le da el nombre al árbol.

Banquete democrático de Conxo

El carballo fue testigo en 1856 del banquete democrático de Conxo, “un acto revolucionario en el que los privilegiados estudiantes universitarios se pusieron al servicio de la clase obrera de Santiago” para reivindicar los valores democráticos.

Además, el árbol fue defendido por Rosalía de Castro en una “denuncia ecológica pionera en España”, ya que durante las desamortizaciones de los bienes eclesiásticos a lo largo del siglo XIX, este árbol estuvo en riesgo de desaparecer, pero “la escritora gallega y otros ilustrados del momento, defendieron el bosque”.

A pesar de toda la simbología y la carga emotiva que rodea al carballo del ‘Bosque del Banquete’, Domínguez señala que “los enfoques cortoplacistas impiden que se apueste por el bosque gallego”.

Estos planteamientos “priman el beneficio económico de los monocultivos de eucalipto para sacarle rendimiento a los terrenos”, frente a especies autóctonas como el roble, “que requieren mucho tiempo para crecer”.

El ayuntamiento de Santiago de Compostela es otro de los apoyos fundamentales de la candidatura del Carballo, que ha organizado diversas actividades para animar al voto a la representante española, especialmente entre los más jóvenes del municipio, pero también entre las empresas locales.

Educación ambiental

“La educación ambiental de los más jóvenes es fundamental para crear puestos de trabajo verdes en el futuro” ha explicado a Efe el responsable de empleo del consistorio compostelano, Javier Ferreiro.

Además, “el carballo está situado en un bosque periurbano”, entornos que “sirven de conexión natural para los ciudadanos y ponen en valor las ventajas de contar con espacios verdes”.

Para reforzar el compromiso del ayuntamiento compostelano con sus valores naturales y potenciar la candidatura española en esta semana decisiva, el consistorio se ha comprometido a plantar “un roble por cada voto que reciba la candidatura europea del carballo de Conxo”.

En esta última semana de votación, los votos permanecen ocultos, pero se prevé plantar unos 100.000 ejemplares de aquí a 2030”, asegura Ferreiro, que recuerda que los resultados «se anunciarán en la ceremonia de entrega de premios el 22 de marzo».

Árbol Europeo del Año

El concurso Árbol Europeo del Año, que busca la elección de aquellos ejemplares con los que las personas establecen especiales relaciones afectivas, es impulsado cada año en España por la ONG Bosques sin Fronteras, con la colaboración del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO), FSC España y la Fundación Feu Vert.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN EFEVERDE.COM