Menú

Duodécimo manatí encontrado muerto este año tenía una goma de un juguete atascada en la garganta

Murió tras ser golpeado por una embarcación en aguas de Guayanilla.

Un kayakero encontró en la tarde del pasado sábado en aguas de Guayanilla los restos del duodécimo manatí que muere en lo que va del año a causas de accidente con embarcaciones.

Lo más que sorprendió a las biólogas Griselle Rodríguez Ferrer y Nilda Jiménez, del Programa de Rescate de Mamíferos Marinos del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), es que este animal en peligro de extinción no solo presenta daño craneal a causa del embate recibido, sino que también tenía un objeto en su garganta que no le permitía comer.

“Tenía atascado en la parte de atrás una goma de juguete de truck Tonka. Nos sorprendió ese hallazgo”, afirmó Rodríguez Ferrer a Primera Hora.

Añadió que el animal “llevaba días sin comer. Tenía el estómago vacío por la obstrucción. O sea, le hicimos daño dos veces”.

La triste escena fue evaluada por personal del DRNA el domingo en Punta Berraco, en Guayanilla.

Rodríguez Ferrer explicó que la querella del manatí muerto la hizo Javier Belfort Torres pasada las 5:00 p.m. del sábado, cuando se encontraba kayakeando en la zona y divisó al animal.

“El domingo cuando fuimos a Punta Berraco, en Guayanilla, encontramos una hembra de 9.64 pies en avanzado estado de descomposición”, informó.

Se trata de un manatí adulto, cuya edad todavía no se ha precisado.

La necropsia que se le realizó al mamífero detectó los problemas para alimentarse que enfrentó a causa de la obstrucción.

La bióloga Jiménez detalló posiblemente el manatí tuvo acceso a la goma de juguete mientras se alimentaba de las hiervas marinas.

“En este caso, pudo haber sido eso, comiendo hiervas marinas se lo comió”, explicó.

La goma del camión de juguete medía aproximadamente dos pulgadas y medias.

En cuanto al accidente con la embarcación, la necropsia detectó un “impacto en la zona cabeza en el lado derecho. El impacto causó que cráneo se partiera, se craquera, causando la muerte al animal”, indicó Rodríguez Ferrer.

Además, el animal tenía una aleta pectoral en la zona derecha del cuerpo dislocada.

“Los órganos estaban bastantes descompuestos”, dijo.

Se cree que la embarcación que le dio al animal es más grande que una motora acuática, ya que no tenía marcas de hélices en su cuerpo.

Esta zona de Guayanilla en donde fue encontrado el manatí es un área común de manatíes.

Jiménez comentó que estos suelen acudir a la Bahía de Guayanilla a tomar agua fresca de la desembocadura del río Yauco.

Comentó que en la zona se han realizado estudios, tanto de parte del DRNA como de las compañías que ubican en la zona, y hay muchos manatíes con transmisores.

Ante esta muerte, la número 12 que se registra en el año de un manatí, las biólogas llamaron a la población a conocer las zonas de importancia de los manatíes, sobre todo cuando se realizan deportes acuáticos.

Las recomendaciones básicas incluyen que los conductores de embarcaciones tengan su mirada fijada hacia el frente y no a los lados de la embarcación. También se debe navegar en baja velocidad y no lanzar basura a los cuerpos de agua.

Si usted se encuentra un manatí u otro animal herido, puede comunicarse con el Sistema de Emergencias 9-1-1, llamar al Cuerpo de Vigilantes al 787-724-5700 o comunicarse a través de la aplicación Dolphin & Whale 911.

Según una descripción del DRNA, “el manatí (Trichechus manatus) es un mamífero marino herbívoro, que usualmente vive en aguas poco profundas. Se alimenta de yerbas marinas y plantas acuáticas. Es conocido como vaca marina. Periódicamente el manatí sale a la superficie a respirar, excepto cuando esta dormido. En ocasiones de gran actividad pueden salir a la superficie cada cinco minutos aproximadamente”.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PRIMERAHORA.COM