Menú

El Colegio de Químicos recomienda que se coseche el agua de lluvia

Podría usarse para lavar autos o regar las plantas.

Ante el patrón persistente de periodos de sequía y la ausencia de suficiente capacidad en los embalses por falta de mantenimiento —particularmente dragado— el Colegio de Químicos de Puerto Rico hizo un llamado a la ciudadanía a considerar la alternativa de almacenar agua de lluvia en los hogares para ciertos usos y así conservar el agua potable que genera la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA).

En su forma más básica, el almacenamiento o cosecha de agua de lluvia consiste en la captura del agua que corre por las descargas pluviales de los techos de las residencias para almacenarlas en una cisterna. Al ser agua no potable, no es apta para consumo, pero puede servir para otros propósitos, como lavado de carros, lavar ropa o para regar plantas.

Cuando se quiere integrar la cosecha de agua a los acueductos residenciales —para utilizarla en los inodoros, por ejemplo—, debido a que esta agua se descarga en el sistema sanitario de la AAA, la corporación pública requiere la instalación de un segundo contador para registrar cuánta agua cosechada y no potable entró a sus sistemas de tratamiento.

A juicio de Luis Rivera Collazo y Rafael Ortiz Díaz, ambos miembros del Colegio de Químicos, el sistema de cosecha de agua no debe ser visto como sustituto del suministro residencial de agua potable de la AAA, sino como complemento.

Aunque apuntaron a que la lluvia reciente ha mejorado la condición de los embalses de la Isla, advirtieron que los ciudadanos no deben bajar la guardia ante esta mejoría.

“En términos de la ciudadanía, de la misma forma que estamos buscando ser autosuficientes en términos de la energía eléctrica —colocando placas solares o colocando molinos que puedan generar electricidad—, yo entiendo que de igual forma debemos ser autosuficientes en términos del recurso agua y practicar lo que se conoce como cosecha de agua, que es recoger el agua de lluvia”, sostuvo Ortiz Díaz.

Rivera Collazo, por su parte, insistió en que el Estado también tiene la responsabilidad de educar a los ciudadanos sobre cómo produce el agua potable que sale del grifo para promover conciencia sobre el uso del agua de la AAA.

“La ciudadanía tiene que ser consciente de que el recurso agua es un recurso finito, no es inagotable. Y nosotros dependemos enteramente de la precipitación, ya sean las aguas superficiales como los lagos y los ríos, pero también los acuíferos. Esas aguas subterráneas también se abastecen del agua de lluvia”, afirmó Rivera Collazo.

Costo variable, pero asequible

Según el arquitecto Fernando Abruña, quien se especializa en diseños ecoamigables y sustentables, los sistemas de cosecha de agua de lluvia pueden variar en costo dependiendo del uso y función.

No obstante, de masificarse al punto de que todos los hogares en la Isla cuenten con un sistema de cosecha de agua, Abruña estimó que el total del líquido captado superaría el agua acumulada en cualquier embalse.

“Si se cosecharan las aguas de lluvia residenciales en las casas en Puerto Rico, el potencial de lluvia, el cómputo que hicimos es de 32,000 millones de galones al año. Si se cosecharan las aguas de lluvia en las casas de Puerto Rico, el volumen de agua sería probablemente el embalse más grande que tendría Puerto Rico”, indicó Abruña.

El arquitecto explicó que un sistema básico de cosecha de agua, que esencialmente recoge el agua de lluvia que cae sobre el techo y lo deposita en una cisterna sin filtración ni tratamiento, podría tener un costo de $3 por galón almacenado.

“Hay unos elementos que le añaden un poco de complejidad, donde el costo de la cisterna podría aumentar de $3 el galón a $4 por galón. Pero ahí estamos hablando de un sistema de filtración y un sistema para desechar las primeras aguas que caen. Cuando llueve, esos primeros minutos de lluvia son los que lavan el techo de donde se cosechan las aguas y esas aguas ya vienen con sedimento y ciertas partículas y sucio. Pues se puede diseñar un sistema que elimine esos primeros minutos de agua y que, luego que esas aguas se desechan, entonces se llena la cisterna de agua no potable”, detalló Abruña.

Explicó que cuando se interesa instalar un sistema de cosecha de agua de lluvia con el fin de convertirla en agua potable, el costo aumenta considerablemente.

De acuerdo con Abruña, ya en estos casos se requiere la inclusión de sistemas de osmosis invertida, radiación ultravioleta u ozonización del agua para eliminar bacterias, virus y patógenos que podrían ser nocivos para la salud.

Restricciones de la AAA

Los diseños básicos de almacenamiento de agua de lluvia que promueven tanto el Colegio de Químicos como el arquitecto Abruña son separados del sistema de acueducto residencial que se suple de la AAA.

La integración con el acueducto residencial, según Abruña, conlleva la instalación de un segundo contador.

“Si usted cosecha agua de lluvia —que no ha sido tratada por la AAA— y la utiliza para bajar el inodoro, si el inodoro está conectado al sistema sanitario de la AAA, la autoridad podría pedirle un segundo contador para medir las aguas de lluvia que caen en la cisterna que alimenta el inodoro. La lógica de ellos es que si estamos utilizando el sistema sanitario de ellos —que requiere bombas, mantenimiento, líneas de distribución, etcétera— pues están en derecho de cobrar por ese servicio”, explicó Abruña.

Según el reglamento sobre el uso de los servicios de acueducto y alcantarillado sanitario de la AAA, este tipo de descarga pluvial al sistema sanitario está prohibido.

“Lo que yo entiendo que está mal es que aun bajo ese supuesto, el Estado debería hacer una excepción para esos escenarios porque en lugar de fomentar la cosecha de agua de lluvia, la desalienta. Imagínese un escenario de sequía intensa en el País y que la gente no quiera coger agua de lluvia porque la AAA comoquiera le va a cobrar por el uso de agua”, planteó el arquitecto.

EL VOCERO solicitó información a la AAA sobre el manejo de la cosecha de agua de lluvia, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta de la corporación pública.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELVOCERO.COM