Menú

El gobierno cuenta con un nuevo Plan Catastrófico para la isla

El documento fue aprobado por FEMA, pero aún faltan los planes de emergencia de los municipios

nuevo Plan Catastrófico

En momentos en que el país se mantiene atento al aún distante paso del ciclón Isaac, el gobierno local ya cuenta con un nuevo Plan Catastrófico para Puerto Rico que toma en cuenta cómo se deben manejar los problemas que confrontó la isla tras el azote del huracán María.

“El Plan Catastrófico fue revisado. Ya está trabajado y ya estamos hasta haciendo ejercicios a base del plan. Ya eso está terminado”, dijo en entrevista con El Nuevo Día el diputado de coordinación federal en Puerto Rico de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), Justo “Tito” Hernández.

Los cambios pretenden enmendar los errores que se cometieron antes, durante y después del huracán. Asimismo, el documento requería ya enmiendas, a tono con las regulaciones federales. Por norma, el Plan Catastrófico se modifica cada cinco años y el que estaba vigente se creó en octubre de 2014. Tras el huracán María, se revisó.

A pesar de que este plan estatal ya está listo, el Plan de Manejo de Emergencias de cada municipio aún no ha sido certificado por el Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) ni por FEMA, reconoció el comisionado de la agencia estatal, Carlos Acevedo.

“Los planes, estoy esperando que la compañía (contratada para desarrollarlos) me los entregue. Y deben estar entregándome los planes mañana (hoy)”, dijo el funcionario.

Ante ese panorama, los documentos aún no se han dado a conocer públicamente.

Sin embargo, tanto el gobernador Ricardo Rosselló Nevares como Acevedo señalaron -en entrevistas separadas- que el gobierno está preparado para afrontar los retos de la nueva temporada de huracanes.

Como ejemplos de la preparación que ahora existe en el país, Rosselló Nevares enumeró que ahora “la gente” tiene un plan de emergencias, que hubo talleres “por todo Puerto Rico de cómo hacer esos planes de emergencia personales”, que se hicieron cambios a nivel federal, estatal y municipal en cuanto a la distribución de comida y medicamentos, y que se implementará otra “respuesta de salud pública”.

No obstante, Rosselló Nevares reconoció que la “infraestructura” -incluyendo las viviendas de miles de familias que aún siguen con toldos en sus techos y el sistema energético- permanecen vulnerables.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com