Menú

El hallazgo del Coquí Caoba, esperanza para una especie que desaparece

Louis Santiago Brevan, Intérprete ambiental de la Región Norte

Coquí Coaba

Las poblaciones de anfibios se encuentran disminuyendo globalmente a pasos acelerados. Las últimas cifras de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) muestran que hay casi tantas especies de anfibios amenazadas como de aves y mamíferos, con un estimado del 40% de especies en peligro de extinción. Lamentablemente, la zona más afectada o con el mayor porcentaje de especies amenazadas es el Caribe, con un 87 por ciento. Entre las amenazas más comunes se encuentran la pérdida y fragmentación del hábitat, competencia con especies introducidas o invasoras, cambio climático y la presencia de hongos quítridos en la piel.

En Puerto Rico, de las 17 especies de ranas del género Eleutherodactylus, conocidos comúnmente como coquíes, tres están posiblemente extintas y varias requieren medidas urgentes de conservación. El Coquí Caoba (E. richmondi) es una rana de tamaño mediano (de aproximadamente una pulgada de largo) y en la actualidad se encuentra en peligro crítico de extinción. Para muchos, el Coquí Caoba, es la especie más colorida y atractiva de coquíes en la isla. Posee un color marrón, muy semejante a la madera del árbol de caoba, con un par de líneas doradas o blancuzcas en el dorso; debajo de estas hay una banda oscura y debajo de esta banda y en los muslos, posee un diseño de manchas negras. Es una especie que se encuentra en el suelo de los bosques húmedos del interior de la isla, en localidades como Bosque Nacional El Yunque, Bosque Estatal de Maricao, Bosque Estatal de Toro Negro y Sierra Pandura. Al parecer en el pasado la especie tenía una distribución un poco más amplia. Sin embargo, en las últimas décadas se han reportado desapariciones de poblaciones y las aún remanentes, aunque se desconoce su estado actual, se consideran en disminución. 

Como parte de los esfuerzos en conservar áreas de alto valor ecológico, Para la Naturaleza ha adquirido y designado áreas protegidas en la región este de Puerto Rico para proteger el hábitat del Coquí Caoba y otros anfibios amenazados, como el Coquí Guajón (E. cooki) y el Coquí Melodioso (E. whitmanae). De igual manera, su unidad de Educación, Ciencias y Políticas de Conservación se encarga en monitorear, evaluar y valorar las actuales y futuras áreas para desarrollar estrategias de conservación. Por tal razón, en diciembre del 2018 el Oficial de Conservación y Biodiversidad de dicha unidad, Omar Monzón, detectó mediante grabadoras de sonido, la presencia acústica del Coquí Caoba en el Área Natural Protegida Río Encantado, ubicado entre los municipios de Ciales, Florida y Manatí. Para validar el hallazgo, se realizó una búsqueda, con el apoyo de Louis Santiago y Carlos A. Rodríguez ambos especialistas en anfibios y reptiles y Ricardo Rodríguez manejador del área protegida, en donde se encontró un macho de la especie en las laderas rocosas del carso norteño. Este descubrimiento pone de manifiesto la importancia de los programas de monitoreo y seguimiento en la gestión de espacios protegidos. Del mismo modo, el hallazgo resalta una vez más la importancia del carso de Puerto Rico, como zona ecológica que atesora un alto grado de endemismo y especies amenazadas. Además, se abre una venta de posibilidades para proteger e investigar la ecología de esta rana, ya que sus estudios se limitan a otras zonas de mayor elevación en la isla.

Los anfibios son un grupo de vertebrados que se caracterizan por la ausencia de estructuras epidérmicas (escamas, pelos o plumas) en la piel. Por consiguiente, su piel es sensitiva y susceptible a cambios que ocurren en el medio ambiente. Por esta razón, son considerados indicadores biológicos porque nos indican la salud del ecosistema en que se encuentra. A mayor disminución poblacional, mortandad, deformidades u otras anomalías encontradas, pueden ayudar a dar voz de alerta y consecuentemente poder detectar las causas que afectan los recursos de los cuales dependemos. Haz tu parte en conservar al Coquí Caoba y otros anfibios de Puerto Rico al no promover el uso de pesticidas, fomentar la protección de su hábitat y apoyar programas de investigación y reforestación.