Menú

El huracán María dejó al descubierto la vulnerabilidad alimentaria en la isla

En tiempos de cambio climático, el país necesita aumentar su producción agrícola y abrazar el tema de la sustentabilidad

Proyecto Agroecologico El Josco Bravo en Toa Alta

En una isla como Puerto Rico, que importa el 90% de sus productos y que geográficamente ubica en la ruta de los huracanes, hablar sobre sustentabilidad o seguridad alimentaria no es opcional.

La discusión cobra aún más pertinencia ante pronósticos poco alentadores. La Oficina Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) para América Latina y el Caribe advierte que, debido al cambio climático, la ocurrencia de eventos naturales extremos aumentará, con impactos directos en la producción agrícola.

Ciclones, sequías e inundaciones traen consigo pérdidas de cosechas, tierras de cultivo, ganado e infraestructura productiva. El ejemplo más claro fue el huracán María, cuyo segundo aniversario se cumple este viernes.

En aquellos días, el país pasó hambre. Llevar suministros a lugares recónditos fue casi una misión imposible. La vulnerabilidad alimentaria quedó al descubierto.

“Las comunidades deben tener seguridad alimentaria, pero somos un país altamente vulnerable por la poca producción local que tenemos y por nuestras condiciones de isla”, dijo la decana asociada de la Escuela de Ciencias, Tecnología y Ambiente de la Universidad Ana G. Méndez, Recinto de Cupey, María Calixta Ortiz.

Para abonar a la vulnerabilidad, señaló que casi toda la producción se recibe en el puerto de San Juan. Dicha producción, a su vez, suele provenir del puerto de Jacksonville, Florida, que también está en la ruta de los huracanes.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com