Menú

El lago Guajataca podría entrar en plan de racionamiento el próximo mes

Los niveles han disminuido debido a la extracción de agua que realiza el Cuerpo de Ingenieros para reparar la represa y la sequía que se registra en el oeste

represa Guajataca

Unos 200,000 residentes del área noroeste de la isla podrían comenzar a experimentar un plan de racionamiento de agua potable tan pronto como el próximo mes ante los niveles de alerta en que se encuentra el lago Guajataca.

El alcalde de Isabela, Carlos Delgado Altieri, denunció que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (Usace, en inglés) continúa extrayendo agua del lago para realizar sus trabajos de reparación de la represa mientras se registra una sequía de lluvia en los ríos de Lares y San Sebastián, los cuales le inyectan agua al lago. La situación ha desembocado en que el nivel de Guajataca esté a punto de descender a “Ajustes Operacionales”.

Según el monitoreo diario que realiza la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), hoy, miércoles, el lago amaneció en 190.71 metros. Esto lo ubica en el nivel de “Observación”. Le faltan solo 71 centímetros para alcanzar el nivel de “Ajustes Operacionales”.

En un comunicado emitido en la noche por la AAA, el presidente ejecutivo de la corporación pública, Elí Díaz Atienza, indicó que hace varias semanas se trabaja un plan de emergencia.

“Se han estado realizando ajustes operacionales para extraer lo mínimo necesario, sin afectar a los clientes”, lee el parte de prensa, el que añade que “se llegó a un acuerdo con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales para bajar por un metro adicional los niveles de extracción permitidos, siempre y cuando en la represa se mantengan niveles de oxígeno adecuados”.

El funcionario indicó que se trabaja con los alcaldes de todos los municipios que se pudieran afectar para diseñar el plan de ajustes operacionales si no se ve un aumento en la precipitación del área.

La represa de Guajataca, que suple agua para los pueblos de Isabela, Aguadilla, Moca, San Sebastián, así como partes de Aguada y Rincón, presentó una falla tras el paso del huracán María que ponía en riesgo la vida de unas 114 familias de Isabela que viven en la rivera. Estos residentes fueron desalojados de sus hogares por varias semanas en medio de la emergencia. Tras la intervención del Usace, pudieron retornar a sus viviendas.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com