Menú

El primer satélite boricua va camino a orbitar la Tierra

A poco más de un mes de haber sido lanzado, el primer satélite boricua sigue su camino hacia el espacio y se prepara para entrar en órbita la semana que viene. 

Está previsto que el Puerto Rico CubeSat NanoRocks-2 (PR-CuNaR2) sea colocado en órbita el martes 12 de octubre a las 8:30 a.m. 

A partir de ese momento, el PR-CuNaR2 será liberado desde la Estación Espacial Internacional (EEI), por la Agencia Espacial Japonesa (JAXA) para comenzar a orbitar alrededor del planeta Tierra.

El satélite fue diseñado y desarrollado por el doctor Amilcar Rincón Charris y un grupo de estudiantes de la Escuela de Ingeniería del recinto de Bayamón de la Universidad Interamericana de Puerto Rico (UIPR).

La órbita elegida para el PR-CuNaR2 es la 51.6. Fue escogida por el profesor Rincón Charris y los estudiantes de la Interamericana porque a través de ella, el satélite puertorriqueño pasará diariamente dos veces sobre Puerto Rico hasta un máximo de 10 minutos. 

“En el interior el satélite tiene unas micropartículas de acero inoxidable y silicio que emulan asteroides. Estas micropartículas estarán colisionando mientras el satélite orbite. Los movimientos y colisiones de las micropartículas serán grabadas como parte de una investigación científica que persigue estudiar la formación de planetas, estrellas jóvenes y asteroides” explico la UIPR en declaraciones escritas.

“Esta parte de la investigación se lleva a cabo en colaboración con el Instituto Espacial de la Florida y el Departamento de Física de la Universidad de Florida Central (UCF)”, explicó el presidente de la UIPR, el licenciado Manuel J. Fernó.

La puesta en órbita podrá ser vista en vivo a través de un enlace que la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, en inglés) compartirá sobre la fecha.

A través del PR-CuNaR2, Puerto Rico se posiciona entre los pocos países que han construido este tipo de artefacto y logra colocarlo en el espacio.   

“El martes daremos un inmenso paso en nuestra investigación. Llega uno de los días más importantes dentro de nuestro plan de trabajo desde que iniciamos el desarrollo de este proyecto en el 2018”, dijo el profesor Rincón Charris. 

Colocar en órbita un satélite es el resultado de un plan de trabajo arduo y muy riguroso que en ocasiones estuvo amenazado por la vulnerabilidad de las condiciones que hemos enfrentado como sociedad”, explicó.

“Sin embargo, la perseverancia, tenacidad y fuerza de voluntad de todos los que hemos sido parte de este proyecto nos permitirá disfrutar y celebrar de este momento a la vez que aportamos a la ciencia y motivamos a las nuevas generaciones para que viabilicen sus ideas y potencien sus sueños”, expresó Rincón Charris.

El PR-CuNaR2 fue lanzado el 29 de agosto pasado a las 3:14 de la madrugada, luego de que se cancelara el lanzamiento original por mal tiempo. 

El satélite viajaba en la Cápsula Dragon del cohete Falcón 9 desde Cabo Cañaveral, Florida como parte de la Misión 23 de la empresa SpaceX. 

Al día siguiente, la Cápsula Dragon se acopló a las 10:40 am a la EEI, donde el satélite ha permanecido a la espera de ser lanzado a su órbita.  

El PR-CuNaR2 es un nanosatélite pesa 5.6 libras y mide 4 pulgadas de ancho por 4 pulgadas de largo y 12 pulgadas de alto.

Comenzó a desarrollarse hace tres años como parte del proyecto ElaNa 37 que quiere decir Educational Launch Nanosatellites de la NASA. 

Esta iniciativa fue creada por la NASA para atraer y retener a los estudiantes en las disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. 

Es gestionada por el Programa de Servicios de Lanzamiento (LSP, en inglés) del Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, e introduce a los estudiantes a los vuelos espaciales educativos en los institutos y colegios de todo Estados Unidos.

“Los estudiantes participan intensamente en todos los aspectos de la misión, desde el desarrollo, el montaje y las pruebas de las cargas útiles hasta la colaboración con la NASA y los equipos de integración del vehículo de lanzamiento. Los nanosatélites ELaNa, o CubeSats, se someten a normas rigurosas similares a las de la nave espacial principal”, explican desde la NASA.

El primer prototipo de este microsatélite se había construido en el 2013. “Desde la creación del primer prototipo hasta concluir su construcción y desarrollo, unos 65 estudiantes aproximadamente, entre mujeres y hombres, han formado parte de este proyecto”, dijo el profesor Rincon Charris. 

El satélite está construido de aluminio con celdas fotovoltaicas, baterías -que le proveen la energía para funcionar- y otros materiales aprobados para ser utilizados en el espacio.

Además es un satélite ecológico ya que al no contar con propulsores se desintegrará sin crear desechos espaciales cuando deje de orbitar alrededor de la Tierra.

Entre las entidades que han colaborado en el proyecto se encuentran el NASA Puerto Rico Space Grant Consortium, la Universidad Central de la Florida, la Universidad de Michigan, el Instituto Espacial de la Florida, la compañía Aerospace Corp. y las empresas locales Engiworks y Precision Experts.

La liberación del PR-CuNaR2 se podrá ver en la web de la Universidad www.inter.edu y desde la pagina del satélite www.prcunar2.org así como en las redes sociales de la Universidad Interamericana en Facebook/interocs e Instagram en @interpuertorico.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELVOCERO.COM