Menú

El Programa de Desastres de NASA presenta estudio sobre la vulnerabilidad y nivel de riesgo en varios municipios del suroeste de la isla

El Programa de Desastres de NASA (NASA’s Earth Science Applied Sciences y su programa Disasters Program Area) auspició un proyecto de investigación en Puerto Rico, para realizar un estudio sobre la vulnerabilidad y nivel de riesgo en varios municipios del suroeste de la isla.  

Este proyecto evalúa el nivel de riesgo y reúne información importante que ayuda a identificar lugares de riesgos por niveles, permitiendo así tener información precisa para la toma de decisiones en referencia al manejo de gestión de riesgo por desastre en el área de estudio.

El estudio que lleva por titulo, Análisis de alta resolución del riesgo natural (Georiesgos y efectos del Cambio Climático) para el suroeste de Puerto Rico, se realizó en los municipios del suroeste de Puerto Rico que fueron afectados por la actividad sísmica durante el 2019– 2020.  

Esta investigación permitió un análisis de riesgo de las amenazas naturales con énfasis en la amenaza sísmica para los municipios del suroeste de Puerto Rico afectados por los terremotos a finales del 2019 e inicios del 2020.  Los municipios son: Adjuntas, Guánica Guayanilla, Jayuya, Lajas, Sabana Grande, San Germán, Peñuelas, Ponce, Utuado, y Yauco. 

¿Cómo nos ayuda esta información?

  • Ayuda a identificar las áreas de riesgo y vulnerabilidad con un análisis de alta resolución, 
  • Provee información de la interconectividad de la infraestructura y las áreas de alto riesgo, 
  • Provee información importante para la toma de decisiones referente al monitoreo, y el establecimiento de prioridades riesgos por niveles (bajo, moderado, alto y muy alto) en el lugar de estudio.
  • Permite la inclusión de soluciones basadas en la naturaleza (servicios ecosistémicos) como parte de las estrategias al momento de tomar decisiones para disminuir los riesgos. 

A su vez, la investigación realizada identifica el área de estudio como una zona de mútliples riesgos donde cerca del 60-70% de las edificaciones se encuentran en lugares de alto a muy alto riesgo a diferentes amenazas naturales y a efectos del cambio climático.  

“Esta cartografía se utiliza con propósitos educativos para que las comunidades conozcan su resiliencia y efectos del cambio climático, para uso positivo, gestión preventiva de riesgo y aumento de resiliencia humana e infraestructura. No es para generar alarma y preocupación, sino aprovechar la información que tenemos para tomar decisiones y gestiones preventivas de riesgos “comentó el doctor Allan Astorga, uno de los autores del estudio, miembro del equipo Salvaterra

Desde este punto, es importante la gestión de resiliencia como una acción esencial para disminuir los riesgos de desastres. Este informe provee además, una serie de datos georeferenciados (mapas) los cuales podrán ayudar al ordenamiento territorial u otras acciones que sean en beneficio para la comunidad puertorriqueña.

Para la Naturaleza,(PLN) colaborador de las gestiones para este análisis, interesa utilizar esta información, como instrumento educativo y como estrategia práctica, para ayudar e informar a las comunidades en cuales son sus niveles de riesgo y crear soluciones para disminuir, prepararse, y responder y actuar ante un desastre.  

Entre las soluciones propuestas por PLN para atender estos riesgos están las soluciones basadas en la naturaleza, las cuales incorporan los servicios ecosistémicos, y están dirigidas a proteger, gestionar y restaurar de manera sostenible los ecosistemas que hacen frente a retos de la sociedad de forma efectiva y adaptable, proporcionando a su vez bienestar y beneficios para la biodiversidad. 

Este estudio nos refleja dónde están las amenazas en las comunidades, hacer una evaluación en alta resolución de estas amenazas y tomar decisiones basadas en la naturaleza para manejar estos riesgos. Nos ayuda a empoderar a las comunidades, hacerlas más resilientes. En la medida que todas las comunidades tengan acceso a esta información, las ayuda a mejorar sus planes de mitigación de riesgos y disminuir el efecto de cambo climático”, comentó Elizabeth Padilla, Gerente de la Unidad Ciencias, Voluntarios y Educación de Para La Naturaleza.

Los resultados se dividieron en 3 amenazas principales.

  • Amenazas por crisis climática
  • Amenazas por eventos símicos
  • Amenazas naturales integrado estas incluyen deslizamientos, aumento en el nivel del mar, tsunami, licuefacción, inundación. 

Lajas, Ponce, Guayanilla y Guánica se encuentran en un nivel alto de amenaza de sismicidad mientras, la parte central y norte tiene menos susceptibilidad a eventos sísmicos, así como de inundaciones. 

Las comunidades de Adjuntas y San Germán resultaron con condiciones muy altas de inundación fluvial.  Mientras, los desarrollos costeros en Ponce y Guánica resultaron con alta susceptibilidad en tsunamis y cambios en el nivel del mar.  La meta a largo plazo es poder realizar este estudio a toda la isla de Puerto Rico.  

“Este es un esfuerzo conjunto para que los datos obtenidos lleguen a las comunidades. Los desastres son creados por las condiciones que vivimos y el modelo de desarrollo. Queríamos entender el escenario complejo del evento sistémico y convertirlo en estudio que refleje las multi-amenazas de la región y cómo una comunidad puede gestionar los riegos en conjunto”, añadió Ricardo Quiroga- coordinador Latinoamérica y el Caribe programa de desastres de NASA auspiciador del estudio. 

El estudio puede accederse gratis en el siguiente enlace https://www.paralanaturaleza.org/nasa.html 


Acerca de Para la Naturaleza

Para la Naturaleza es una organización sin fines de lucro que integra a la sociedad en la protección de sus ecosistemas y en la recuperación de lugares históricos. La organización ofrece actividades educativas para inspirar y motivar a la ciudadanía a tomar acciones a favor de la naturaleza; como lo son el trabajo voluntario, la donación de fondos y terrenos, o el establecimiento de servidumbres de conservación. Además, apoya la agricultura ecológica y el desarrollo sostenible para las comunidades de Puerto Rico. La meta de la organización es aumentar el porcentaje de conservación de terrenos en la isla a un 33% para el año 2033. Para la Naturaleza maneja seis centros de visitantes y 64 áreas naturales protegidas en todo Puerto Rico, incluyendo Hacienda Buena Vista en Ponce, Hacienda La Esperanza en Manatí y Cabezas de San Juan en Fajardo, entre otras.