Menú

Embalses de Puerto Rico: un deleite para los sentidos

En la isla existen 37 embalses públicos, de los cuales 21 se consideran de envergadura por su capacidad y diversidad de usos.

Embalses de Puerto Rico lago Garza

Durante décadas, miles de puertorriqueños los han elegido como el espacio predilecto para pescar, pasear en bote o kayak, para practicar el ciclomontañismo, cocinar a la brasa o simplemente colgar hamacas y descansar a plenitud.

No obstante, los refugios de vida silvestre creados alrededor los embalses de Puerto Rico son mucho, mucho más.

Además de ofrecer amplio espacio para la recreación familiar y el esparcimiento personal, estos lagos artificiales cumplen con la vital función de proveer hábitat a especies nativas y migratorias, así como almacenar agua para consumo doméstico e industrial, para el riego agrícola, la producción de energía eléctrica y hasta para el control de inundaciones.

Incluyendo al más reciente de todos, el creado por la represa Portugués de Ponce, en la isla existen 37 embalses públicos, de los cuales 21 se consideran de envergadura por su capacidad y diversidad de usos.

El más antiguo de ellos, el de Carite, se construyó en el año 1913 para junto a los de Patillas y Guayabal -terminados en‑‑el año 1914- crear el primer sistema de riego de la zona sur. Entre los principales figuran:

Caonillas

Localizado en el municipio de Utuado, la presa fue construida en el 1948 con el propósito de generar energía eléctrica. Lo suplen las aguas de los ríos Caonillas, Jauca y Grande de Jayuya, así como varias quebradas tributarias. En este lago se puede encontrar buena pesca de lobina, chopas, barbudos y tilapias. Se puede acceder por las carreteras PR- 111 y PR-140.

Carite

El primero de los embalses de Puerto Rico se terminó de construir en el año 1913, en el barrio Carite de Guayama. Se suple de las aguas del río La Plata y quebradas tributarias. Sus aguas represadas se utilizan para riego, generación de electricidad y abasto de agua potable. En el lago se pueden pescar lobinas, chopas, barbudos y tilapias. Se puede acceder por las carreteras PR-179 y PR-742.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PeriodicoLaPerla.com