Menú

“En Puerto Rico no hay nada, ni esperanza”

En medio de su decepción, inquilinos en el sector La Boca, cuyas residencias resultaron perjudicadas severamente por las marejadas, piden auxilio al Gobierno.

Luego del huracán María

Barceloneta. “Es una frustración, una impotencia el tú saber que lo que tenías se acabó. Y pensar que tú buscas y buscas ayuda y no hay. Tú no ves al problema una solución…”.

Margarita Mustache tiene 52 años y toda su vida la ha pasado en el sector La Boca, en la PR-684, en Barceloneta.

Ahora ve con impotencia cómo las marejadas le van llevando poco a poco su hogar.

“Entonces deambulo, como yo digo. Hoy me quedo aquí, mañana allá; depende donde vaya a pinchar pacientitos, pues entonces me ubico. Hay momentos en que vengo y me tengo que quedar aquí, aunque no tenga luz, porque es tanta la depresión y tanta la ansiedad…”, confesó la enfermera.

Luego del huracán María los vecinos de esta comunidad -donde siete familias están prácticamente en la calle- vieron cómo los patios de sus casas, que estaban a unos 80 pies del cuerpo de agua, poco a poco se transformaban en un mar abierto que con sus oleajes socavaban los cimientos.

Fue en marzo pasado que con unas fuertes marejadas colapsaron algunas de las residencias, incluyendo la de Mustache, quien vivía con su tío y quien perdió dos baños, dos cuartos y una terraza. Ahora lo que queda está agrietado.

Ni ella ni los otros vecinos han recibido ayuda del gobierno estatal, tampoco de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

Para Margarita, como trabaja, la situación ha sido más difícil porque a dondequiera que va a pedir ayuda, le dicen que gana “más de $15,000 pesos”.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PrimeraHora.com