Menú

Enviado de la Casa Blanca insiste en planificar para la reconstrucción

El asesor de Seguridad Interna subraya que presentar un plan de acción bien pensado será clave para la recuperación, y urge al gobierno a tomar ventaja de la inyección federal para construir un sistema eléctrico eficiente y asequible

oscuridad puerto rico en las penumbras

El asesor de Seguridad Interna de la Casa Blanca, Tom Bossert, regresó ayer a Washington, D.C., confiado en que la recuperación de Puerto Rico será factible, en buena medida, por el pueblo puertorriqueño, y convencido de que la respuesta del gobierno federal al huracán María fue “sin precedente” y excedió sus expectativas.

Pero la mano derecha del presidente Donald Trump también llegará a su oficina en la capital federal consciente de que Puerto Rico entra en un momento crucial para su recuperación, y que el trabajo conjunto entre la administración de Ricardo Rosselló Nevares y el gobierno federal será vital para que la isla se ponga sobre sus pies y para que el dinero de los contribuyentes estadounidenses se utilice eficientemente.

En una sesión con periodistas en la sede de operaciones de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) en Guaynabo, Bossert admitió que existe “frustración” de todas las partes con el progreso de la recuperación, al igual que con el proceso de adquisición (procurement) a nivel federal, un sentimiento que, indicó, comparte el presidente Trump.

Pero, acto seguido, Bossert indicó que el balance se inclina a la colaboración y al agradecimiento por parte del gobierno central y los municipios por la gestión federal luego del embate de los huracanes Irma y María.

“Queríamos estar seguros de que lo hicimos bien, tanto para la gente aquí, como los contribuyentes que aportaron su dinero en este esfuerzo”, dijo Bossert.

Respuesta poco entendida

Desde septiembre pasado al presente, la hoja de respuesta del gobierno federal resulta más abultada de lo que se cree. FEMA ha asignado unos $6,300 millones a la isla, incluidos $2,700 millones para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos.

Aparte de la distribución de agua y alimentos, se ha provisto asistencia a unas 128,000 familias que quedaron sin un techo donde vivir tras el desastre. De esas, 3,500 familias continúan albergadas temporalmente en hoteles en Puerto Rico y 37 estados y 620 hogares han sido reparados a través del programa de voluntarios “Valor” y la iniciativa “Tu Hogar Renace”.

Entre otras cosas, el Cuerpo de Ingenieros también instaló 1,969 generadores eléctricos en la isla, o prácticamente, uno de estos equipos por cada cuatro millas cuadradas en la isla. De estos, casi la mitad todavía está en operaciones.

Bossert sabe que todavía hay miles sin electricidad y sin agua y que quedan miles de viviendas por reconstruir en la isla, pero destacó que, en el agregado, aproximadamente el 92% de los abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) tienen servicio y se avanza en la recuperación.

La respuesta del gobiernofederal a un desastre es una dinámica poco entendida. En los pasados meses, FEMA y el Cuerpo de Ingenieros han sido el blanco de críticas constantes, incluidas algunas de parte del gobernador.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com