Menú

Época de sequías

Ray David Rodríguez Colón
Intérprete ambiental Región Sur

Drought Monitor

Las Islas de Puerto Rico experimentan una variación significativa respecto a la distribución de la precipitación (lluvia) y de las escorrentías resultantes de estas. El patrón de la lluvia en Puerto Rico presenta un contraste marcado entre la Costa Norte, con unas 70 pulgadas de lluvia anual, y la Costa Sur, con unas 35 pulgadas de lluvia anual.

Aproximadamente el 60 por ciento de la lluvia que recibe Puerto Rico regresa a la  atmósfera por evaporación y por transpiración de la vegetación (evapotranspiración). Este valor promedio incluye periodos de sequía donde casi toda la lluvia se evapora en las superficies de la vegetación o luego de infiltrarse a los suelos secos, y también incluye periodos de vaguadas y tormentas tropicales donde el suelo está saturado y casi toda la lluvia se descarga por los ríos.

En la climatología de Puerto Rico se identifican meses que son muy lluviosos (mayo-noviembre), y hay meses secos (diciembre-marzo). El sector más lluvioso es el Bosque Nacional del Caribe (El Yunque) con más de 150 pulgadas de lluvia anuales, y el sector más seco es hacia el suroeste, como por ejemplo el Bosque Estatal de Guánica con acumulaciones anuales de 30-40 pulgadas de lluvia. Normalmente, la precipitación anual promedio de la isla varía entre 55-75″ con un promedio entre 1899-2006 de 67.0″ anuales (de Climatología de Puerto Rico-Dr. José A. Colón). Esta precipitación que se recibe es suficiente para cumplir con la demanda actual de agua que usa nuestra población, considerando lo que se evapora, lo que se va en escorrentías y lo que usamos a diario en consumo. De hecho, el consumo y demanda de agua es cada vez más intenso porque la población aumenta y los recursos de agua no aumentan de la misma forma. Además, no están distribuidos equitativamente para satisfacer las necesidades de todos los sectores.

La zona sur generalmente es la más vulnerable a las sequías porque climatológicamente es la de menor acumulación de lluvias. De hecho, esta es la zona donde más rápido se reconoce una sequía por su impacto en la agricultura y en la ganadería de la región. El efecto que producen las sequías en la actividad social y económica de Puerto Rico es variable y complejo.

Actualmente, ya se han empezado a ver las señales del inicio de la sequía en el sur. Los pastizales de la llanura desde Patillas hasta Cabo Rojo ya están perdiendo sus colores verdes. Algunos fuegos han estado surgiendo en las zonas cercanas a las autopistas desde los municipios de Guayama, Salinas y Santa Isabel hasta Cabo Rojo. Sin embargo, los municipios más afectados por sequías en las islas (a inicio de marzo) según el último reporte del National Weather Services y NOAA son unos 20 que van desde Aguada hasta Vega Baja. Ver la gráfica a continuación:

Los embalses aún se encuentran en niveles saludables y algunos en niveles óptimos.

Ver la gráfica a continuación: