Menú

Es un deber colectivo forjar un país resiliente

Como en el resto del mundo, la comunidad científica de Puerto Rico enfrenta el doble reto de comunicar de forma rápida y efectiva, tanto a la población como al gobierno, que las variaciones climáticas requieren cambiar hoy las formas de hacer habituales, individuales y colectivas.

Puerto Rico huracan Maria

Urge que el país, desde todos los niveles, preste oídos y ponga voluntad para que, de forma integrada y participativa, se pongan en marcha las acciones que reduzcan la vulnerabilidad de la isla a los efectos del cambio climático.

Un estudio publicado esta semana por la Universidad de Yale reveló que casi el 70% de los estadounidenses reconoce que el calentamiento global está ocurriendo y que la mayoría lo considera un asunto importante, aunque menos de la mitad hace esfuerzos por mitigarlo. La tendencia es similar en Puerto Rico.

Según un informe reciente, comisionado por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, el cambio climático está entre los diez asuntos más preocupantes para los puertorriqueños, en la misma proporción que la crisis fiscal. El informe revela que la gente, en diversos grados, conoce que el problema tiene efectos negativos, presentes y potenciales, para la isla. Muchos no están preparados para enfrentarlo. Dicho estudio concluyó que se necesita una política pública integral para atender un asunto que repercute en todos los renglones de la sociedad.

Con el objetivo de proponer recomendaciones a los distintos sectores, el Consejo de Cambios Climáticos de Puerto Rico (CCC-PR) dedicó el viernes su décima cumbre a analizar aspectos importantes para la preparación y adaptación de la isla a los cambios climáticos en las áreas de salud, uso de terrenos, cultura, energía y educación.

Durante el encuentro, más de 80 expertos de múltiples disciplinas y de los distintos sectores deliberaron sobre la necesidad de, por un lado, apoderar a los ciudadanos con información que les permita prepararse y reclamar acción. Por otro lado, reconocen la necesidad de incidir activamente en los procesos de toma de decisión. En ambos escenarios, deben tener espacio.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com