Menú

Exaltan la labor del trabajo voluntario

AARP otorga su anual Premio Andrus a guaniqueño distinguido en el campo de las bellas artes

Servicios a la Comunidad trabajo voluntario

“No hay nada más fuerte en el mundo que el corazón de un voluntario”

—James H. Doolittle

Dice que le viene de crianza, que fueron sus padres, Eleuterio Zapata y Margarita Acosta, los que le enseñaron a ayudar al prójimo. Por eso, a lo largo de su vida, Héctor Luis Zapata Acosta, conocido como Tito, se ha destacado por sus obras, particularmente a favor del arte y del desarrollo cultural del barrio donde se crio, Ensenada, en Guánica.

“Heredé de mis padres el aprecio y respeto por mis semejantes. Ellos recibían en casa a deambulantes, pernoctaban y los atendían”, dijo sobre sus progenitores, un obrero de la central de Guánica y una costurera que, según recuerda, le confeccionó numerosos trajes de fiesta a las muchachas del pueblo.

Nacido en Guánica hace casi 78 años, Zapata Acosta recibió hace varios días el Premio Andrus, galardón que otorga anualmente la Asociación Americana de Personas Retiradas (AARP, por sus siglas en inglés) por Servicios a la Comunidad, en una actividad navideña amenizada por la trovadora Victoria Sanabria.

El guaniqueño fue escogido “por su excepcional labor social y comunitaria en múltiples frentes”, se informó el día de la otorgación del premio.

Según AARP, la intención de este reconocimiento es honrar a personas que compartan su experiencia, valores, talento y habilidades para lograr una diferencia positiva que ayude en el enriquecimiento de las vidas de personas en su comunidad. El proceso de evaluación y selección de los nominados se realiza en la oficina de AARP de cada estado o territorio. Entre los criterios de evaluación se destaca el impacto positivo que el candidato haya tenido en las vidas de personas de 50 años o más y sus familias, así como el mejoramiento de la comunidad en la que la labor voluntaria se ha desarrollado y la inspiración que ha generado en otros para convertirse en voluntario.

Este premio reconoce, además, los valores de la fundadora de AARP, Ethel Percy Andrus, quien, tras su jubilación de directora de escuela superior, creó la entidad, en 1958. Antes, en 1947, había fundado la Asociación Nacional de Maestros Jubilados, ayudando a adquirir para su matrícula un seguro de salud, que sirvió de precursor para el que luego lograron obtener en AARP para personas retiradas. Esto fue un gran acontecimiento considerando que fue en 1965, cuando el programa federal Medicare fue creado.

LEA LA NOTICIA EN ElNuevoDia.com