Menú

Expolicía estatal recibe sentencia de dos años de prisión por recolectar y enviar por correo especies protegidas que viven en los arrecifes

Luis Joel Martell Vargas recolectaba invertebrados del genoma Ricordea y luego los enviaba por correo tras someter por escrito que las cajas contenían objetos inanimados.

El Tribunal Federal sentenció a un exintegrante del Negociado de la Policía a dos años de prisión tras declararse culpable de traficar e identificar falsamente animales protegidos que viven en los arrecifes de coral de la isla en un intento por violar leyes de Puerto Rico y la ley federal Lacey.

Luis Joel Martell Vargas, residente de San Sebastián, se declaró culpable en noviembre de 2020 de contrabando mediante exportación y dos delitos graves de violaciones a la Ley Lacey por recolectar, rotular falsamente y enviar animales invertebrados protegidos.

Según indicó el Departamento de Justicia federal mediante comunicación escrita, Martell Vargas fundó un negocio por Internet de acuarios para agua salada (Carebbean Reefers, nombre registrado por el acusado) tras retirarse de la Uniformada. Desde el 2014 hasta el 2016, Martell Vargas también operó la tienda mediante una subcuenta en el portal de subastas Ebay con el identificador “Redragon1975”.

Martell Vargas fue acusado de recolectar, de forma ilegal, especímenes vivos que luego enviaba a clientes en los Estados Unidos y otros países mediante servicios de entrega comerciales. Uno de los organismos más populares en la tienda virtual era el coral del genoma Ricordea, también conocido como pólipos u “hongos”.

El Ricordea forma parte de la estructura del arrecife y pasa la mayor parte de su vida adulta incrustado en el substrato. El Ricordea muestra colores llamativos, pero el atractivo para las personas con acuarios de agua salada es que “brillan” bajo luz ultravioleta.

Es ilegal recolectar Ricordea, zoantideos y anémonas de mar en Puerto Rico si los especímenes serán transportados fuera de la isla o vendidos. Tampoco existe un permiso que autorice dichas accións, aclaró Justicia federal. La agencia añadió que Martell Vargas recolectó personalmente la mayoría de los especímenes que envió por correo aunque, en ocasiones, también recibió la ayuda de un asociado.

Dado que el Ricordea se incrusta en el arrecife, los hombres utilizaron cinceles y martillos para remover los especímenes a la fuerza, operación que, en la mayoría de las ocasiones, también se llevaba consigo los arrecifes donde los especímenes se habían atrincherado.

A modo de encubrir la verdadera naturaleza de los envíos, y para burlar las inspecciones de las agencias de gobierno, Martell Vargas rotulaba las cajas con especímenes vivos como objetos inanimados. Desde enero de 2014 hasta marzo de 2016, Martell Vargas envió sobre 40 cajas con especímenes vivos que fueron recolectados de forma ilegal para un valor agregado de sobre $90,000.

Además de la sentencia de dos años, Martell Vargas cumplirá tres años de probatoria y 300 horas de labor comunitaria. También se le prohibió al expolicía ir de buceo o recolectar vida marina y se le requiró la entrega de sus permisos para pescar. También pagará una multa de $10,000 y restituirá otros $15,000.

En diciembre de 2020, Raymond Torres fue sentenciado a cinco años de probatoria con prohibiciones similares a las de Martell Vargas sobre actividades marítimas y multas ascendentes a $35,000.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM