Menú

Futuras científicas celebran graduación del programa Semillas de Triunfo

Las niñas y jóvenes participantes trabajaron en proyectos con temas como condiciones genéticas, ingeniería aeroespacial y enfermedades neurológicas hereditarias.

En un ambiente de contagioso optimismo y alegría, 93 niñas de los grados séptimo a noveno celebraron la graduación del programa Semillas de Triunfo de Ciencia Puerto Rico, cuyo ciclo de talleres está diseñado para acercarlas a las disciplinas de STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés).

En la actividad, que se llevó a cabo en el centro C3Tec de Caguas, con participantes vía digital y otras presentes, se reconoció además a 68 niñas que completaron sus proyectos de Embajadora STEM, impactando a cerca de 10,000 personas, como parte de los esfuerzos y proyectos de divulgación científica en su entorno escolar y comunidades.

En la lista de proyectos galardonados había trabajos sobre condiciones genéticas, ingeniería aeroespacial, enfermedades neurológicas hereditarias, microplásticos en el agua, entre otros.

“Yo estoy hablando de las condiciones genéticas y la falta de geneticistas en Puerto Rico”, explicó Lorianys Casul Collazo, de 14 años. “Al principio, no sabía que tema iba a escoger para este proyecto. Pero desde chiquita me ha interesado la genética y, pues me dije, este es el proyecto que yo quiero hacer, el mensaje que yo quiero llevar, el tema que yo quiero tocar para impactar a la gente”.

La jovencita de Las Piedras agregó que para su trabajo visitó el Laboratorio de Cernimiento Neonatal de Puerto Rico, donde entrevistó a la doctora Maricarmen González, quien “fue muy amable y me dio un recorrido por todo el lugar”.

“Vi un poco de su trabajo. Y gracias a eso me di cuenta de que quiero ser geneticista, quiero seguir sus pasos. Me gustaría mucho”, agregó Lorianys.

Comentó que gracias a este proyecto pudo desarrollar su pasión por la genética que tiene desde niña, en parte, porque su hermano tiene una condición genética, de la que ha hablado en charlas en la escuela y otros foros.

“Gracias a este proyecto, no tan solo tuve la oportunidad de dar a conocer la condición de mi hermano, y otras condiciones diferentes, pude dar a conocer que los geneticistas son muy importante en Puerto Rico y algo que hace falta y se necesita”, afirmó.

Mientras, Aryana Colón Flores, de 12 años, quien venía de participar en Semillas de Triunfo el año pasado como embajadora, y regresó en calidad de participante con proyecto y mentora para otras participantes, explicó que su trabajo, Chicas del Futuro, es una página en Instagram que se dedica “a resaltar proyectos como los que están aquí”.

“Luego de que entré a Semillas de Triunfo, adquirí una seguridad en mí misma y ahora, luego de ver mi potencial, me siento capaz de todo. Puedo hablar en público, ya es diferente, cambié totalmente mi personalidad. Antes era mucho más tímida, ahora hablo, converso. Y en los temas de las ciencias me he interesado mucho más”, comentó Aryana, dejando escapar una sonrisa al destacar que estaba justamente conversando ante un periodista, algo que antes ni habría intentado.

La joven de Aibonito agregó que, “aunque hay chicas que sí conocen del STEM” hace falta más difusión. “Y el programa lo que hace es que además de explicarte lo que es el STEM, te invita a ser parte del STEM”.

Por su parte, Melanie López Martínez, de 15 años, explicó que, como parte de su proyecto sobre enfermedades neurológicas hereditarias, “entrevisté a la doctora Mariela Díaz, con una encuesta donde le hice preguntas de alta importancia para mi proyecto. A base de sus respuestas creé un video que habla sobre las enfermedades neurológicas hereditarias, cómo estas se tratan, cómo se diagnostican y los retos a que se enfrentan estos pacientes. Enfermedades neurológicas como ataxia de Friedreich, enfermedad de Huntington, Parkinson, Alzheimer, distrofia miotónica tipo 1, enfermedad de Lafora”.

La joven de Naranjito indicó que “me gustaría dedicarme a la medicina. Quiero hacer un bachillerato en ingeniería biomédica y luego pasar a estudiar medicina. La neurología es algo que me interesa mucho. Me gustaría dedicarme a realizar tratamientos y curas, y para esto utilizar lo que es la nanotecnología, la física cuántica y la medicina molecular”.

Las tres estudiantes resaltaron que el proyecto Semillas de Triunfo ha sido de gran relevancia en su caminar hacia el complejo y diverso universo de STEM, y recomendaron a cualquier joven con interés a que se una al proyecto.

“Es una experiencia sumamente gratificante. Siempre me interesó la ciencia, siempre me han gustado las áreas de STEM, pero aquí me di cuenta de que en realidad la ciencia era lo que me apasionaba, y me dio paso a abrirme a nuevas oportunidades y participar en otros programas”, comentó Melanie, quien además ha participado de clases de programación y robótica, y en marzo de 2022 una investigación sobre los efectos secundarios del COVID-19 en Puerto Rico junto a la epidemióloga Fabiola Cruz, que arrojó interesantes resultados que serán objetos de más estudios.

“Creo que estos programas son una gran oportunidad. Creo que nos traen muchas enseñanzas. Y creo que hay que darse la oportunidad de participar. A veces tienen miedo. Yo era una persona supertímida. Ahora mismo yo no me imaginaría que estuviera aquí hablando hace unos años, con un periodista. Y creo que me ayudó a desarrollarme en mis capacidades de liderazgo. Y me gustaría que más jóvenes tengan esta oportunidad”, agregó Melanie.

“Es un proyecto muy interesante, de verdad. Estoy muy agradecida por CienciaPR y Semillas de Triunfo por darme la oportunidad de participar en este proyecto. Y no solo eso, de ser una de las ganadoras de mi región, que de verdad no me lo esperaba”, comentó Lorianys, con evidente emoción.

“Lo recomiendo (el programa) totalmente. La verdad que va a ser un cambio sumamente drástico. Te vas a interesar, tú vas a conocer cosas que antes no conocías. Te vas a interesar y vas a querer, y vas a querer como que, ‘dale, yo quiero más. Yo quiero conocer más’”, aseguró Aryana, que aspira a convertirse en cirujana plástica.

Para las personas que hacen posible Semillas de Triunfo, que ha logrado beneficiar directamente a 453 niñas de todo Puerto Rico por los pasados cuatro ciclos, y ha alcanzado a más de 42,000 personas con los proyectos de Embajadoras STEM, es motivo de gran orgullo ver los logros que consiguen las estudiantes participantes, y cómo pueden acercarse a las disciplinas de STEM, conectando con científicas y profesionales de trasfondos similar al suyo.

Greetchen Díaz Muñoz, doctora en genética molecular y directora del programa de educación de CienciaPR, organización que creó Semillas de Triunfo, explicó que la idea detrás del proyecto surgió entre otras cosas como un esfuerzo para superar “las barreras que tenían las mujeres en la ciencia y la tecnología”.

“Yo me puse a pensar, por qué cuando yo me criaba en el barrio La Playa de Ponce no había un programa o algo que me pudiera ayudar a conocer otras mujeres en la ciencia, que ya las había, pero yo no las veía. Así que no tuve modelos a seguir cuando me criaba, y lo que pensé fue, necesitamos un programa que provea esos recursos y que también provea oportunidades para que las chicas exploren. Y ahí sale el programa”, recordó la doctora Díaz.

Subrayó que el programa tiene tres pilares: “que las niñas conozcan oportunidades y carreras en estas disciplinas de STEM; exponerlas a mujeres latinas y puertorriqueñas que le sirvan de modelos a seguir, que lucen como ellas, que hablan su idioma; y el desarrollo de destrezas de liderazgo, para que se conviertan en líderes y sepan que para ser líderes no tienen que esperar a graduarse de la universidad, sino que pueden tener impacto en sus comunidades y escuelas desde ya”.

El éxito de Semillas de Triunfo se ha dejado ver al punto que, según explica la doctora, muchas de las participantes del programa luego participan de otros programas y proyectos y han ganado becas universitarias, además de ganar un alto grado de confianza y liderazgo.

“Estamos bien complacidos con el programa. Siempre digo que es la mejor cosa que he hecho en la vida, haber fundado Semillas de Triunfo”, afirmó la doctora Díaz, con evidente orgullo y emoción.

Aunque ya han logrado impactar a cientos de niñas, comentó que podrían beneficiar todavía a más de las 120 que atienden en cada ciclo, si contaran con más recursos económicos. De hecho, el modelo que han desarrollado, cuyo éxito ya ha sido probado, no tuvo problemas en acomodarse para funcionar de manera virtual con la pandemia, demostrando que puede funcionar tanto de manera virtual como presencial.

Una meta es lograr “aumentar hacia otros sitios”, más allá de los cuatro que lugares desde donde operan actualmente, en Ponce, Mayagüez, San Juan y Humacao. “Yo quiero llegar a Arecibo, para poder cubrir a las niñas del área norte”.

“Obtener más recursos, obviamente nos ayuda. Porque el no poder aceptar más de 120 niñas, es más bien que nuestro equipo es un equipo pequeño, y pues es lo que podemos hacer. Pero podríamos hacer más si tuviéramos más recursos. Definitivo”, aseveró Díaz, invitando a “todos los que crean que pueden aportar algo a este programa, ya sea con fondos económicos, pero también con recursos humanos u otro tipo de recursos, son bienvenidos”.

Las niñas y jóvenes interesadas en participar del programa Semillas de Triunfo para el año escolar 2022-2023 pueden completar su solicitud en línea, libre de costo, en el enlace https://bit.ly/SolicitudSemillas2022 que estará disponible del 12 de mayo al 9 de junio próximos.

Además, las personas interesadas en el programa Semillas de Triunfo pueden conseguir más información sobre el mismo a través de las redes sociales en @cienciapr, o a través del portal cienciapr.org. También se pueden comunicar al correo electrónico semillas.triunfo@cienciapr.org.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PRIMERAHORA.COM