Menú

Golpe económico por la erosión costera

La zona oeste de Puerto Rico ha sido una de las más impactadas por la pérdida de terreno

frente marítimo del municipio de Vega Baja

La construcción de un muro en la erosionada zona marítimo terrestre de Rincón levanta una vez más la discusión sobre el impacto económico por la pérdida de terreno en playas, debido a la inversión necesaria para mitigar daños ambientales, el efecto adverso al mercado de bienes raíces y el golpe a zonas importantes para la industria de la hospitalidad.

Según un estudio publicado en 2017 por la Red de Playas de Puerto Rico y el Caribe, el 60% de 4,324 áreas estudiadas en diferentes playas de la Isla presentaba erosión o pérdida de sedimentos. Eso se agravó tras el paso del huracán María hace un año, cuando las costas del País resultaron sustancialmente afectadas por un aumento en el nivel del mar y la pérdida de arena, situación que aumenta la vulnerabilidad de comunidades a inundaciones costeras.

El problema es de tal magnitud que se ha registrado el colapso o daños severos a infraestructura costera, mayormente en el oeste de la Isla, como en la playa Córcega de Rincón, donde el complejo de apartamentos Rincón Ocean Club cedió luego que el agua socavara el terreno. En el área también se construye un muro que —según organizaciones ambientales— no cumple con el deslinde de la zona marítimo terrestre.

EL VOCERO confirmó que la construcción recibió el endoso del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y de la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe), pero la obra fue detenida hace unas semanas por el DRNA para realizar un análisis técnico.

En distintos niveles, la situación se repite en zonas de Ocean Park, en San Juan, Loíza y Vega Baja, entre otros municipios.

Alcalde de Rincón levanta su preocupación por el turismo

El alcalde de Rincón, Carlos López Bonilla, aseguró que en múltiples ocasiones ha solicitado sin éxito la ayuda de la secretaria del DRNA, Tania Vázquez Rivera, para conservar y proteger los recursos del municipio, cuya economía depende primordialmente del turismo y sus playas.

“Llevamos años trabajando con este problema de erosión. Hemos estado reforestando las playas y tratando de que no se construya más nada cerca de ellas, pero solos no podemos. Le pedimos a la secretaria que supervise las obras, porque si otorgan los permisos, lo más prudente es que supervisen que las obras se realicen de la manera correcta y sin dañar las playas”, sostuvo el mandatario municipal.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElVocero.com