Menú

Invasores ecológicos en la isla

Por Carl Soderberg

Carl Soderberg

Recientemente, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó un informe sobre la situación ecológica mundial. De acuerdo a ese informe, en el planeta sobre un millón de especies están en peligro de extinción debido a la intervención del ser humano. El informe identifica cinco causas principales: (1) destrucción de hábitat, (2) explotación directa de los organismos, (3) cambio climático, (4) contaminación y (5) especies exóticas invasoras.

En nuestro archipiélago se manifiestan las cinco causas principales identificadas por la ONU para la desaparición de especies. No cabe duda de que la destrucción de hábitat en Puerto Rico ha jugado un papel protagónico en amenazar con la extinción de especies autóctonas. Consideremos un ejemplo. Desde finales del siglo 19 a 1940, la cubierta forestal se redujo a un 6%. Esa deforestación afectó, entre otros, a la cotorra puertorriqueña y a los arrecifes de coral por la sedimentación propiciada.

Al presente, a mi juicio, la mayor amenaza a la ecología de Puerto Rico es la invasión de especies exóticas. Debido a las limitaciones de espacio discutiré un solo caso. Escogí a una planta para demostrar que las plantas exóticas también pueden causar mucho daño.

La protagonista de esta historia es una planta oriunda de Australia y su nombre es Melaleuca quinquenervia. Llegó a Puerto Rico vía la Florida en la década de 1920 como planta ornamental. En 1995, se detectaron varios arbustos de melaleuca en los alrededores de la Laguna Tortuguero, un lugar de especial interés ecológico por ser de agua dulce. De unos arbustos aislados, en corto tiempo, la melaleuca cubrió ocho cuerdas y así siguió propagándose agresivamente, desplazando la flora nativa. Luego la avistaron cerca del Canal Suárez en Carolina y así continuó propagándose por los humedales y pantanos de la isla.

¿Cuál es el problema? Esta planta seca los humedales, los cuales son un componente esencial de la ecología en todo el mundo. Los humedales son como una esponja que amortigua los golpes de agua causados por lluvias torrenciales y filtra el sedimento del agua para que no afecte a los arrecifes de coral. Además, constituyen un hábitat para varias especies en peligro de extinción.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com